Misticismo y Espiritualidad: ¿Cual es la diferencia?

Se suele mezclar a tarotistas, chamanes, reikistas, clarividentes, brujos, magos, visualizaciones y otras ideas esotéricas con la espiritualidad. Pero no son lo mismo.

Hace unos días conversando con un conocido él me preguntó: “Tu que conoces de temas espirituales, ¿Qué opinas de todo esto del 2012 y del fin del mundo?”.

Al principio no supe que responderle, porque en mi cabeza una cosa no tiene nada que ver con la otra y entonces recordé otra pregunta similar que me habían hecho unos meses antes: “Tu que conoces de temas de espiritualidad y crecimiento personal, ¿Sabes cuál de los rayos de los arcángeles es el que sirve para la sanación?”

Misticismo y Espiritualidad

Foto: El Mercurio

El tarot es una de las especialidades que más se asocia al misticismo y la espiritualidad.

Mi proceso mental fue el mismo: esto no tiene nada que ver con lo que es la espiritualidad.

De todos modos me pareció lógico que tuvieran la confusión en sus cabezas. El bombardeo de información de ese tipo a la que se le llama espiritual es constante y muy pocas personas hacen, o conocen la distinción entre una y otra.

Se suele mezclar sin pudor ni miedo, a tarotistas, chamanes, reikistas, clarividentes, brujos, magos, contacto con ángeles y arcángeles, visualizaciones y otras ideas esotéricas con la espiritualidad.

Pero la realidad es que no son lo mismo.

Mientras todos los antes mencionados, se pueden incluir dentro de la idea de misticismo, no creo que puedan incluirse dentro del cartel de “espiritual” aunque sí quizás algunas dentro del de “espiritismo”.

La espiritualidad es otra cosa distinta.

La espiritualidad comienza por el aprender a comunicarnos con nuestro interior, con nuestra esencia, y con nuestra parte más pura que no está encarnada en lo físico. Esto es algo que las tradiciones religiosas de oriente conocen bastante bien.

Para ello debemos aprender a equilibrar los cuatro aspectos de nuestra existencia, solo a través de ellos podremos acceder a esa parte.

Luego las espiritualidad tiene una segunda parte que quizás es la más conocida en las tradiciones religiosas de occidente, el ser capaces de transformar esa semilla de lo que realmente se es en el interior, en algo que aporte a la sociedad donde se vive.

Y todo esto no es fácil, ni simple. Es mucho más que sentarse a visualizar o solo meditar. Requiere de aprender a mirarse y buscar aprender, evolucionar; comprender que  somos perfectos para el momento, pero seguimos siendo perfectibles y que nuestra tarea es seguir mejorándonos a nosotros como piezas fundamentales de lo próximo.

La espiritualidad es saber que el siguiente paso en la evolución lo haremos de forma consciente nosotros como seres humanos viviendo en sociedad, y que para ello debemos integrar las distintas miradas y así construir.

Por eso para ser espiritual hay que tener valor y fuerza para cambiar, haciéndose cargo de ese paso, y no simplemente fluyendo perpetuamente.

Un amigo decía que había que no solo dejar que la ola nos llevara, sino que hay que surfear la ola. Yo digo que además cuando no hay viento, podemos y debemos crear la ola, esa es la base del Crecimiento Personal.

Más sobre Crecimiento Personal

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X