Nadie lo ha visto, misterio sueco en manos de Mari Jungstedt

La apacible isla sueca de Gotland, importante destino turístico en verano es un lugar tranquilo y hermoso. Esa tranquilidad se ve interrumpida cuando se encuentra el cuerpo de una mujer asesinada.

¿Qué tienen los suecos que hacen de la novela de misterio un éxito? De los escritores contemporáneos, fue Stieg Larsson quien dejó a sus lectores con el alma en un hilo con su saga Millenium, luego aparece Camilla Läckberg que nos devuelve a tierras escandinavas con su novela negra y ahora me encuentro con Mari Jungstedt una joven escritora que nos presenta una saga que comienza con Nadie lo ha visto (Océano exprés), una intensa novela policial que contiene todos los ingredientes para cautivar a los lectores de la novela de misterio.

Nadie lo ha visto tiene como escenario la apacible isla de Gotland, importante destino turístico en verano, estación en la que ocurren los hechos. Una mañana es encontrada cerca de la playa una mujer violentamente asesinada, el caso cae en manos del comisario Anders Knutas, encargado de la policía de la isla. Comienza el trabajo policial, interrogatorios a posibles testigos, conocidos de la víctima y sospechosos. Mientras el comisario Knutas intenta hacer su trabajo, una masa de periodistas provenientes de la península (así llaman a la Suecia continental) llegan a entrometerse, investigar y hacer pública cierta información que la policía prefería mantener confidencial.

Mari Jungstedt

Foto: randomhouse.com.au

Mari Jungstedt es parte de la exitosa generación de escritores policiales suecos.

Entre los periodistas se encuentra Johan Berg, quien representa a noticias regionales y está encargado de toda la sección policial del noticiario. Ya vemos acá presentes los ingredientes de la novela sueca policial: un policía a cargo, una víctima y un periodista inmiscuido. A decir verdad, es difícil hacer un paralelo entre Johan Berg y Mikael Blomkvist de Millenium, quien era tanto periodista como investigador. Johan Berg se apoya más en sus informantes, y algo ocurre que no le permite poner toda la atención en su trabajo: se enamora perdidamente de la mejor amiga de la víctima.

Siguiendo con el proceso de investigación, la policía decide dejar en prisión al novio de la víctima, único sospechoso con el que la víctima tuvo una pelea la noche anterior al crimen. El comisario Knutas tiene el presentimiento que el novio es inocente, pero todas las pistas recabadas por la policía lo inculpan. Todo comienza a volver a la normalidad, hasta que a la semana siguiente se encuentra el cuerpo de una segunda mujer asesinada, lo que demuestra que el presentimiento del comisario era correcto.

Después del segundo asesinato, Gotland se convierte en el foco de atención nacional, recibiendo la policía presiones de toda índole, que lo instan a encontrar al supuesto asesino en serie antes que el pánico afecte el turismo de la isla. El periodista debe regresar a Gotland a cubrir el nuevo crimen, instancia que agradece para poder acercarse nuevamente a su enamorada. La investigación policial avanza lento, los cuerpos de ambas mujeres tienen las mismas señales, lo que indica que un asesino en serie anda suelto.

Pareciera que la investigación se estanca y el comisario Knutas decide investigar sobre el pasado de las víctimas, apareciendo nuevos personajes que fácilmente podrían ser sospechosos. Mientras la policía intenta encontrar lugares comunes entre las dos víctimas, una tercera mujer es asesinada…

Knutas, encarna al policía que debe hacer todo él, y que debe solucionar todo ya que no se puede apoyar como quisiera en su equipo de trabajo, quedando siempre como quien encuentra pistas o tiene nuevas ideas, dejando de lado al resto de los policías, tal vez calzando con la figura del policía ideal.

Van tres asesinatos, la policía tiene pocas pistas y una pregunta que los ronda constantemente ¿quien será la siguiente víctima?

Mari Jungstedt maneja a la perfección la narrativa del suspense, intercalándola con las historias personales de los personajes, generando mayor intriga y también empatía con ellos.

Nadie lo ha visto es, sin lugar a dudas un libro que deben leer todos los lectores de la novela policial sueca, que está dando mucho que hablar.

Más sobre Literatura Contemporánea

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X