Adiós a Ray Bradbury, un maestro de la literatura

El fallecimiento del autor de “Crónicas marcianas” deja un vacío irremplazable en la literatura de ciencia ficción.

Guía de: Literatura Fantástica

“Yo escribo mitos. No importa lo que Marte resulte ser, de hecho es un planeta muy inhóspito. Nosotros lo habitaremos. Pero mis historias llegarán y serán leídas en Marte por personas que quieren imaginar que afuera de las paredes, mi Marte existe. Cuando el viento sople en la noche, mis fantasmas volverán a vivir, dentro de cientos de años”.

Así respondió el escritor Ray Bradbury, en una entrevista de 2005, cuando le preguntaron si con lo que hoy sabíamos sobre Marte, escribiría de otra forma su clásico “Crónicas marcianas”. Y que refleja de manera bastante cabal lo que él era y el peso de su obra literaria.

Ray Bradbury

Foto: AP

Ray Bradbury, un maestro de la literatura.

La muerte de Bradbury (22 de agosto de 1920-05 de junio 2012), a los 91 años, marca la partida de una de las figuras más importantes de la ciencia ficción mundial. Uno de los últimos exponentes de la Edad de Plata (1951-1965) de este género. Y que compartió con figuras de la talla de Robert A. Heinlein, Isaac Asimov, Clifford D. Simak, Arthur C. Clarke, Poul Anderson, Philip K. Dick y Frank Herbert.

Intentar resumir toda su trayectoria en un solo artículo sería tan superficial como injusto. Bradbury trascendió el género que lo convirtió en leyenda gracias a su talento literario y sensibilidad ante los argumentos de sus novelas y cuentos. Además, exploró plataformas creativas más allá de los libros, como el teatro, el cine y la televisión.

Bradbury siempre dijo que su única obra de ciencia ficción realmente era “Fahrenheit 451”, una distopía futurista en que leer estaba prohibido y los bomberos se encargaban de quemar los libros que la gente pudiera tener de forma clandestina. A partir de eso, según él, el resto de su obra debía clasificarse como fantasía.

Autor de clásicos como “Crónicas marcianas” (1950) —que en la década de 1980 tuvo una versión televisiva— y “El hombre ilustrado” (1951), despertó la admiración de grandes plumas como Jorge Luis Borges, quien prologó la versión en español de uno de sus libros.

Bradbury también escribió el guión de la versión cinematográfica de John Huston de “Moby Dick” (1956), así como varios capítulos de la serie de televisión “La dimensión desconocida”, además de tener su propia serie: “El Teatro de Ray Bradbury” (1985-1986 y 1988-1992).

Ray Bradbury

Foto: Agencias

Bradbury siempre dijo que su única obra de ciencia ficción realmente era Fahrenheit 451.

También conoció al escritor chileno Hugo Correa durante el Writers Program de la Universidad de Iowa. Y le llevó sus cuentos a Isaac Asimov para que los leyera.

En los últimos años disminuyó su ritmo de trabajo debido a un derrame cerebral que lo postró en una silla de ruedas, pero se mantuvo escribiendo nuevas novelas, obras de teatro, guiones de cine y un volumen de poesía.

La obra de Bradbury es tan extensa como variada: viajes en el tiempo, exploración espacial, mundos postapocalípticos, dinosaurios y muchas otras temáticas llenaron sus novelas y antologías. Pero algo que siempre caracterizó su trabajo fue la preocupación por sus personajes y las circunstancias que debían enfrentar.

Además de varios premios Locus y Bran Stoker, tiene su propia estrella en el Hollywood Blvd. En 1971 los astronautas del Apolo 15 bautizaron un cráter como “Dandelion”, en honor de su novela “Dandelion Wine” y un asteroide descubierto en 1992 fue nombrado  como “9766 Bradbury”. En 2004 recibió la Medalla Nacional de las Artes, entregada por la Presidencia de Estados Unidos y ese mismo año recibió el Premio Retro Hugo a la mejor novela de 1953 por “Fahrenheit 451”.

Hasta la década de 1990, en los colegios chilenos leer a Ray Bradbury era algo normal. Hoy ha desaparecido de los planes de lectura, privando a las nuevas generaciones de la posibilidad de conocer y maravillarse con sus historias. Es de esperar que su partida, además de generar artículos en la prensa, despierta un nuevo interés que reflote sus obras en librerías y bibliotecas.

Más sobre Literatura Fantástica

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X