Inicio » Pesca con Mosca » Equipo

Conociendo y pescando con la mosca Woolly Worm

Esta mosca, que se asemeja a una oruga, precisamente toma su nombre popular de un insecto conocido como Woolly Worm, pero a su vez, ha demostrado ser uno de los diseños de mosca más exitosos del último medio siglo, incluso llegando a inspirar otras moscas como la extremadamente popular Woolly [...]

Cuando comencé a pescar con mosca, la Woolly Bugger ya se había ganado su popularidad a toda prueba y por ello era la principal recomendación de todos los expertos y no tanto al momento de pensar en grandes moscas para ir tras algunas de esas enormes truchas trofeo de ríos del Sur de Chile.

Conociendo y Pescando con la Mosca Woolly Worm

Foto: Carlos Correa F.

El diseño de esta mosca logra una semejanza impresionante con las orugas conocidas precisamente como Woolly Worm, siendo un patrón muy simple de atar y de pescar.

Sin embargo, al poco tiempo conocí a uno de sus antecesores, la Woolly Worm. Más aún, el primer kit de atado de moscas que pude comprar cuando aún era un estudiante, incluía un pequeño instructivo que enseñaba a hacer un par de moscas, una de ellas, precisamente la Woolly Worm. No se me olvidó nunca.

Y creo que fue precisamente en la siguiente temporada en que un día de pesca en un gran pozón del Río Espolón, cerca de Futaleufú, en la Carretera Austral Chilena, sin haber tenido mucho éxito en la jornada, abrí la caja de moscas y una Woolly Worm pareció ofrecerse como entusiasta voluntario a ser la próxima oferta a las esquivas truchas. Cuento corto: dos lanzamientos después tuve una enérgica trucha marrón (fario) peleando al final de la línea. Fue una declaración de efectividad a toda prueba.

Origen de la Woolly Worm

No es fácil encontrar una definición de origen de este patrón. Algunos le atribuyen a Don Martínez, de West Yellowstone, en los EUA, el crédito de diseñador, sin embargo otras fuentes indican a Don como el principal promotor de esta mosca al comercializarla en su catálogo en los años ’50, declarando su origen en otros puntos del Este norteamericano y a Martínez como su promotor.

Este diseño inspira su estética totalmente en la oruga de ciertas polillas del orden Arctiidae. La popularidad de este insecto natural es tal, que tiene su propio festival realizado periódicamente en Carolina del Norte, en el Este de los EEUU.

Esta popularidad asociada a la estética de este patrón, redunda en la aplicación de materiales muy simples y comunes, terminando así con el diseño que hoy conocemos y que tantos éxitos ha cosechado en diferentes latitudes, tipos de agua, y especies de peces.

Pescando con la Woolly Worm

Hay muchos que consideran la Woolly Worm como un streamer y por ello lo trabajan como tal, por ejemplo, lanzando hacia un pozón y luego de darle unos instantes para que se hunda, lo recogen con tirones constantes en la línea. En el caso de algunos ríos y lagos, esto puede sugerir la presencia de una pancora tratando de escapar, y así motivar el ataque de una hambrienta trucha. De hecho, es posible que esta sea la técnica más recurrida, tomando como equivalencia su pariente cercana: la Woolly Bugger.

El montaje de una Woolly Worm se basa en materiales simples y técnicas sencillas, fáciles de aprender.

También es factible considerarla una ninfa y presentarla en derive libre, cerca del fondo, en especial con líneas de hundimiento o algo de lastre incluido en su montaje. Esta presentación libre y a fondo puede sugerir la presencia de una gran larva de Caddis, o bien una Hellgramite, otro insecto que en estado inmaduro tiene ese tipo de silueta y forma.

En cualquier caso, presentar una Woolly Worm en tamaños medianos a grandes (8 a 2) puede producir excelentes resultados, especialmente en condiciones de poca selectividad y actividad por parte de las truchas, quienes difícilmente se resistirán a la tentación de engullir un bocado tan sugerente como el que plantea este diseño.

Más sobre Pesca con Mosca

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X