¿Cómo lograr una sexualidad placentera?

Lograr una sexualidad placentera no es una tarea fácil. La falta de conexión con el cuerpo y las emociones, el stress y una serie de factores pueden perjudicar este plano en las relaciones de pareja.

Cada pareja tiene una manera única e irrepetible de vivir su sexualidad, no hay reglas predeterminadas ni fórmulas mágicas en este plano, el parámetro de la satisfacción sexual es la potenciación de la intimidad y conexión entre los enamorados.

Sin embargo, esta no es una tarea fácil, los ritmos de vida actuales, el uso de la mente en la vida cotidiana, la falta de conexión con el cuerpo y las emociones, el stress y una serie de factores pueden perjudicar este plano en las relaciones de pareja.

Sexualidad placentera

Foto: El Mercurio

Lograr una sexualidad placentera es un trabajo constante.

Por eso, aquí van algunas ideas que pueden servir de pauta para ayudar a mejorar o potenciar la sexualidad en la pareja:

  • Establecer una buena confianza y seguridad en la relación de pareja: Valorar sobre todo el cuidado personal y mutuo entre los enamorados.
  • Crear un lenguaje común: Informar al otro sobre mis gustos y fantasías.  Esto se puede lograr de manera verbal y no verbal, a través de gestos y ruidos también puedo comunicar efectivamente en este ámbito mis deseos a mi compañero/a.
  • Renovar periódicamente la fantasía, el juego y el erotismo: Echar a volar la imaginación y creatividad para estimular la pasión en el hombre y la mujer.
  • Derribar mitos y tabúes: Conversar sobre los miedos, creencias e inseguridades que puedan surgir en este plano, ideas limitantes con respecto a la satisfacción y el placer deben ser identificadas y conversadas oportunamente para lograr desafiarlas y hacerlas a un lado.
  • Conocer: informarse sobre sexualidad, anatomía, prácticas placenteras. Para esto a veces es bueno recurrir a la sabiduría de oriente.

Tener una sexualidad placentera es un desafío en la vida moderna tomando en cuenta la poca información que manejan las personas al respecto, las casi nulas instancias de conversación que existen en la vida cotidiana para hablar sobre cómo vivimos nuestra sexualidad y la casi nula educación que se nos entrega sobre esta área.

A pesar de la liberación de la sexualidad, todavía el tema es tabú, nadie se arriesga a contar la verdad de lo que le ocurre con su pareja por miedo a ser juzgado o desvalorizado por los otros. Atrevámonos a conectarnos íntimamente con nuestra pareja, a desafiar lo que conocemos, a sacar lo mejor de nosotros para vivir una sexualidad no solo placentera, sino también profunda y completa.

Más sobre Psicología y Tendencias

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X