¿Qué es la homofobia y cómo prevenirla?

A raíz de los episodios de violencia contra personas homosexuales se hace necesario informarnos, saber qué es la homofobia y cómo prevenirla.

En las últimas semanas hemos  sido testigos de noticias sobre  grupos de individuos que han cometido actos de violencia injustificados contra otros por tener una orientación sexual distinta a la de ellos.  La mayoría le llama a esto: “homofobia”, término acuñado por el psicólogo George Weinberg en los años 60 para describir una patología que se caracterizaría por un miedo irracional o el deseo de destruir  y dañar a personas que manifestaran conductas homosexuales.

Sin embargo, la homofobia tal y como la conocemos hoy en día no es una enfermedad, ya que no representa una fobia patológica, sino más bien un rechazo, que puede llegar a ser desprecio y hasta odio contra un grupo de orientación sexual minoritario. Es por esto que algunos autores prefieren nombrar estas conductas o sentimientos  como “prejuicio sexual”, ya que describen de mejor manera el fenómeno  que puede llegar a ser defendido hasta como una ideología en algunos casos.

Homofobia

Foto: José Alvújar

Hay distintos grados de prejucio sexual u homofobia.

A mi juicio, existirían distintos grados de prejucio sexual u homofobia que irían desde la incomodidad de hablar y  estar con una persona homosexual,  hasta extremos como odio, ira y repulsión, hacia estas personas. Un individuo homofóbico o con cierto prejuicio sexual variaría entre estos dos polos, y es natural que existan muchas personas dentro de este grupo, ya que la sociedad en que vivimos se promueve y avala este pensamiento, haciéndose muchas veces algo invisible para el común de las personas.

Existe un prejuicio sexual que inunda la sociedad completa al considerar erradamente la homosexualidad como una desviación o enfermedad,  la psicología se ha pronunciado en este tema conviniendo hace décadas que esta condición no constituye ninguna patología, ni se relaciona con personas anormales, sino que se trata de una orientación sexual diferente, constituyendo la homosexualidad  una  minoría sexual,  no por eso menos respetable y merecedora de aceptación.

¿Cómo prevenir  la homofobia o cambiar este prejuicio sexual?

  1. Desde nuestros hijos: Educar en la tolerancia,  a aceptar la diversidad en todas sus formas y condiciones, aprender a respetar al otro, a mirar a todas las personas los seres legítimos y dignos de amor, no importando cuán diferentes puedan ser de mi realidad o condición.
  2. Desde las Instituciones de Educación: Informar a los niños  tanto en la existencia de  diversas orientaciones sexuales, como en el  acoger y validar los sentimientos homo o bisexuales propios de la edad adolescente como algo normal que lleva posteriormente a una definición sexual. La existencia de un tabú social en estos temas es lo que crea patologías en las personas, no el verdadero hecho de que orientación toman, la homosexualidad no es algo “contagioso” y puede ser vivida libre de conflicto en un medio de respeto y aceptación a la diversidad. La heterosexualidad nunca podrá verse menoscabada al aceptar este hecho ya que es la tendencia de la mayoría de las personas, y es natural que así sea,  visto desde la biología y la ley de la conservación de la especie.
  3. Desde nuestro lenguaje diario: Ser conscientes de cómo nos expresamos, palabras como “maricón” y “guy” dichas de manera despectiva  hablan del profundo prejuicio sexual que avalamos con nuestra manera de hablar y referirnos hacia otros.
  4. Desde las leyes y el estado: Exigir la promulgación de leyes que resguarden a las personas de discriminación y actos de violencia por su orientación sexual, crear instituciones que guíen y eduquen a la población sobre estos temas  y prevengan actos de intolerancia y deshumanización de este grupo.

Ser una sociedad más sana y justa depende de cada uno de nosotros, nuestras actitudes diarias pueden hacer un cambio significativo en nuestro entorno para evitar que sigan ocurriendo hechos de violencia o discriminación contra personas inocentes y dignas de respeto al igual que todos.

Más sobre Psicología y Tendencias

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X