Amor por los animales: Los beneficios psicológicos de tener mascotas

Si lo tuyo es ser un Pet Lover, el siguiente artículo es para ti. Conoce aquí los privilegios que tiene tener una mascota.

Beneficios-psicológicos

Un canario, peces, tortugas, un conejo, un gato o varios perros pueden ser parte o haber sido parte de tu hogar y -por qué no- de tu familia. Si has compartido o compartes tu vida con una mascota, seguramente sabes que es un verdadero privilegio.

A pesar de que algunas de sus “gracias” no son tan agradables, los beneficios psicológicos de tener una mascota son ampliamente conocidos y han sido estudiados por expertos en el área.

Un estudio de la Universidad de Miami que comparó individuos con o sin animales en su casa, obtuvo que quienes compartían con una mascota tenían: mayor autoestima, mejor aptitud física y menor sensación de soledad, entre otros.

Otros estudios demuestran, por ejemplo, que los acuarios ayudan como una forma de disminuir la ansiedad y que los perros aumentarían el deseo de interactuar y también poseerían un efecto ansiolítico; es decir, que reduce los síntomas de la ansiedad.

Incluso, es sabido que muchos animales se utilizan derechamente como terapia; lo cual demuestra gran parte de los beneficios físicos y emocionales que provoca el compartir con ellos.

Beneficios_de_tener_una_mascota_Petsonic_3

A continuación, les compartimos algunos de los beneficios psicológicos que tiene compartir con una mascota:

  • Disminuyen la sensación de soledad.
  • Aumentan el bienestar físico y psicológico en términos generales.
  • Disminuyen el estrés y la ansiedad.
  • Permiten experimentar formas de aceptación sin juicios y amor incondicional.
  • Presentan la posibilidad de establecer una relación poco amenazante con otro ser vivo.
  • Proveen descanso.
  • Ayudan a desarrollar sentimientos de responsabilidad, sobre todo en niños.
  • Aumentan nuestra sensación de competencia para el cuidado de otro.
  • Mejoran el autoestima.
  • Favorecen la confianza y la sensación de seguridad.
  • Generan sentimientos de empatía.
  • Permiten desarrollar habilidades de socialización.
  • Nos enseñan nuestra primeras experiencias de muerte y pérdida de seres queridos.
  • Fomentan sentimientos “positivos”.
  • Facilitan la comunicación.

Sobran motivos para decidir compartir nuestra vida con un animal, sin importar la edad que tengamos. La invitación es a abrirle el corazón a un ser vivo que seguramente nos traerá muchos más beneficios de los que nosotros podremos darle a él.

adopcion-g

Más sobre Psicología y Tendencias

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X