¿Cómo enfrentar las discusiones? Las 8 reglas para hacerlo en forma asertiva

Para expresar tus sentimientos, ideas y desacuerdos no es necesario dañar al otro. Aquí te presentamos algunas recomendaciones para sostener una pelea realmente eficaz.

Guía de: Psicología y Tendencias

Una conducta asertiva se define como aquella que permite al sujeto -de acuerdo a sus propios intereses- expresar sus emociones, ideas, desacuerdos y derechos. Lo anterior, dejando a la persona satisfecha consigo misma y permitiéndole conseguir un fin, sin transgredir los derechos asertivos de los demás.

Es inevitable que en toda relación humana existan situaciones de desacuerdo y que surjan dificultades de relación entre dos o más personas. Esto muchas veces origina discusiones y peleas.

discusion

Pelear o discutir puede ser bueno dentro de una relación (laboral, de pareja, familiar, entre amigos, etc.), siempre y cuando lo hagamos de forma asertiva. Discutir asertivamente nos puede permitir la expresión abierta de nuestros sentimientos, ideas y conflictos. Lo que hay que cuidar es la forma en que se desarrollan las discusiones. Hay formas que pueden ser más dañinas, y hay otras formas que pueden ser realmente eficaces.

A continuación, te presentamos 8 reglas para sostener una discusión asertiva:

  1. Identifica lo más exactamente posible la emoción que estas experimentando: generalmente las que provocan una discusión son la rabia, la pena, el dolor y el miedo.
  2. Identifica la causa exacta que provocó tu emoción. Esto es, el motivo que tienes para reclamar o discutir.
  3. Expresa directamente y con honestidad tu emoción a la otra persona y la causa que la provoca. Ejemplo: “Me da rabia que hoy hayas olvidado traer mi cuaderno, sabiendo que te lo presté sólo por un día y justo ahora necesitaba mostrar esa tarea que hice en él”
  4. Pon en discusión sólo el motivo que ocasiona tu emoción.
  5. Cualquier otra situación anterior déjala para otra discusión.
  6. No involucres a ninguna otra persona en la discusión salvo tú y el otro.
  7. Si expresaste abiertamente tu emoción y ya te sientes tranquilo/a, interrumpe la pelea. Finalízala.
  8. Si el otro tiene la razón, reconócelo honestamente. No mires al otro como triunfador y a tí mismo como perdedor. Pelear no es competir.

Esperamos que estos consejos te ayuden a aprender a discutir más sanamente. No es necesario evitar las peleas ni tampoco dañar a otro al momento de discutir.

Más sobre Psicología y Tendencias

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X