¿Cómo saber si tengo una disfunción sexual?

Las disfunciones sexuales son más comunes de lo que nos imaginamos, por eso es importante saber cuáles son estas y cómo se manifiestan.

Una disfunción sexual es un problema en la respuesta sexual de la persona que generalmente le impide el desarrollo de una vida sexual plena,  y afecta a su salud integral, junto con su autoestima y relación de pareja. Las disfunciones sexuales pueden mostrarse como una dificultad en cualquiera de las  etapas del acto sexual; ya sean en el deseo (las ganas); excitación (erección en el caso de los hombres) o durante el orgasmo. Se habla disfunción sexual cuando esta se presenta durante al menos tres meses de manera persistente e ininterrumpida.

Las causas pueden ser físicas, psicológicas o ambas. Las causas físicas generalmente guardan relación con abuso de drogas o alcohol, el uso de psicofármacos, también pueden influir problemas hormonales, o daños en los órganos genitales.

Disfunción Sexual

Foto: InfertilidadHoy

Dentro de las causas psicológicas que influyen en este tipo de trastornos podemos encontrar alteraciones de ánimo como la depresión. El estrés y la ansiedad también influyen en el comportamiento sexual de las personas, además de factores emocionales de la pareja como podría ser falta de comunicación o desconfianza. Por último puede influir en una disfunción el haber sido víctima de un abuso en el pasado.

Las disfunciones sexuales más comunes son:

  • Impotencia: Dificultad para mantener una erección necesaria para lograr la penetración.
  • Eyaculación Precoz: Experimentar la eyaculación antes de lo deseado.
  • Eyaculación Retardada: tener dificultad para eyacular a pesar de haber obtenido una suficiente  estimulación.
  • Vaginismo: Espasmo muscular involuntario de la vagina que provoca dolor.
  • Anorgasmia: El no poder tener un orgasmo.
  • Deseo Sexual Hipoactivo: La falta de deseo sexual.
  • Aversión Sexual: El rechazo a todo lo sexual, que muchas veces incluye ataques de pánico, ansiedad, asco, etc.

Es importante saber que todas las disfunciones sexuales tienen tratamiento, existen diferentes especialistas que se enfocan su intervención a las causas y a la reducción del síntoma, relacionando los factores físicos y psicológicos que pueden influir en este problema.

Todas las personas tienen derecho a tener una sexualidad placentera y enriquecedora, sin embargo muchas de veces el miedo y la vergüenza que acarrean las disfunciones sexuales impiden que la persona se acerque a consultar al detectar una dificultad de este tipo. Por eso es fundamental aprender a sacar el prejuicio social  y tabú que conlleva este tipo de problemas para poder ser personas más libres y sanas en esta área.

Más sobre Psicología y Tendencias

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X