Crear compasión: Ejercicios prácticos para profundizar el amor y la conexión con el otro

Cultivar el bienestar propio, generar empatía y darnos espacio para la admiración mutua, sin lugar a dudas, hace crecer el amor y profundiza nuestra conexión con el otro.

Guía de: Psicología y Tendencias

144335223

Según Cassandra Lorius, en su texto “La biblia del sexo sagrado”, practicar y crear compasión sería un elemento clave para ahondar en el amor y conectarnos más intensamente con los demás. Lo anterior, derivaría de las más avanzadas prácticas budistas. Para lograrlo, sería importante cultivar la empatía que, desde la Psicología, tendría que ver con la habilidad para comprender el punto de vista del otro. A su vez, la empatía necesitaría de un profundo sentimiento de felicidad propio y hacia los demás.

Ahora bien, para crear compasión, Lorius propone el siguiente ejercicio inicial para ser practicado de manera individual.

1. “En primer lugar, crea un estado de ánimo tranquilo. Siéntate cómodamente y centra tu atención en tu respiración mientras llenas y vacías tus pulmones. Establece un ritmo lento y suave de respiración. Céntrate en ella. Siente gratitud por tu cuerpo. Envía aliento sanador a cualquier zona que notes incómoda. Deja que éste aliento sanador irradie por todo tu cuerpo. Observar como tu cuerpo se expande con la amorosa amabilidad de tu intención positiva hacia ti mismo” [En este punto puedes visualizar el “aliento sanador” como una luz dorada que se va expandiendo por todo tu cuerpo tras cada inhalación]

2. “Relaja tu cuerpo mientras imaginas que con cada exhalación estás liberando los pensamientos negativos. Si sientes la misma perturbación, vuelve a centrar tu atención en tu calma interior, observa qué partes de tu cuerpo están cómodas y recuérdate a ti mismo que estás bien tal y como estás” [Puede ayudar el visualizar, tras cada exhalación, que todo lo negativo sale de nuestro cuerpo como una luz gris. Para luego, con cada inhalación, inspirar una luz dorada que nos vuelve a llenar]

3. “Deja que el bienestar inunde tu organismo. Aparta cualquier sensación de malestar o insatisfacción. Deja que tus sentimientos sena como son, pero no les prestes demasiada atención, investigarlos te distraería”

4. “Deja que los sentimientos como el enfado, el resentimiento o la tristeza se vayan sin forzarles a hacerlo”

5. “Cuando hayas adquirido práctica, podrás entrar en este estado a voluntad. Empieza a cultivar esta práctica siempre que estés en compañía de otros”

Con esto último, la autora deja la invitación abierta a realizar este ejercio individualemente al estar en compañía. Más tarde, también propone una forma de crear compasión en pareja, enviándo ondas de bienestar al otro.

1. “Siéntense en el suelo sobre unos almohadones en postura cómoda (se sugiere en medio loto), frente a frente. Empiecen con los ojos cerrados concentrándose en relajarse y en profundizar la respiración”

2. “Con cada inhalación sientan que sus corazones se abren como un capullo. Con cada exhalación envía tu amor hacia afuera, a tu pareja. Sientan la conexión amorosa que se crea al mezclarse sus respiraciones. Al exhalar, envía la idea de que el corazón de tu pareja está floreciendo. Si eres una personas verbal, puedes decir interiormente: ‘Que tu corazón se abra con amor’. Si eres más visual, imagina que le envías a tu pareja la imagen de una flor”

3. “Observa que los intentos de tu pareja por crear felicidad son exactamente iguales a los tuyos. Siente compasión por la forma en la que expresa sus dificultades. Está haciendo todo lo posible para encontrar amor y felicidad, igual que tú. Deja que la compasión llene tu corazón”

4. “Con cada exhalación envía ondas de compasión. Con tu exhalación, di o piensa algo como ‘que encuentres amor y felicidad’”.

5. “Al cabo de varios minutos, cierren la meditación con un abrazo cálido y enamorado, manteniendo el generoso deseo de felicidad hacia el otro”

Cultivar el bienestar propio, generar empatía y darnos espacio para la admiración mutua, sin lugar a dudas, hace crecer el amor y profundiza nuestra conexión con el otro. Ya sea mediante estos ejercicios u otros similares, lo importante es estar permanentemente generando de manera activa un ambiente amoroso para favorecer nuestra relación de pareja; lo cual, mejora desde nuestra comunicación hasta nuestra vida sexual.

 

 

 

 

 

 

 

 

Más sobre Psicología y Tendencias

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X