“Cuanto más lo veo, más me gusta”: ¿En qué consiste el fenómeno de la familiaridad?

Solemos asociar la novedad a la incertidumbre y el conflicto; sin embargo, “lo conocido” resulta ser preferible.

Guía de: Psicología y Tendencias

el fenómeno de la familiaridad

El estudio del fenómeno de familiaridad comienza con varios experimentos que documentan los efectos de la mera exposición a determinado estímulo. Titchener, en 1910, describió efectos como la calidez y la sensación de intimidad de una persona en presencia de algo que le resulta familiar. Sin embargo, no es hasta la década del 60 que este fenómeno llama la atención de la Psicología.

Específicamente, en 1968, Zajonc publica un artículo titulado “Efectos actitudinales de la mera exposición”, en el que da cuenta de varios experimento en los que se reconoce el fenómeno de la familiaridad. Más en detalle, los experimentos consistían en mostrar a un grupo de estudiantes una serie de imágenes aleatorias, con una rapidez tal que los individuos no fueran capaces de distinguir cuáles imágenes se repetían y cuáles no. Posteriormente, al preguntarles a los estudiantes qué imágenes preferían, éstos escogían justamente las imágenes que habían visto con mayor frecuencia.

Así, se concluyó que la exposición repetida a un estímulo genera lo que se denominó familiaridad. A su vez, la familiaridad lleva a un cambio de actitud hacia el estímulo, en forma de preferencia o afecto. En otras palabras, cuanto mayor es el número de exposiciones de algo, más afecto se siente por ello. Dicho efecto, es susceptible de ser replicado también con sonidos, además de imágenes.

Cabe destacar que las preferencias no son racionales. Es decir, la preferencia por un estímulo es más bien emocional y subconsciente; se basaría exclusivamente en la historia de la exposición al mismo y no se vería afectada por las creencias de la persona. El afecto positivo no se basa en una opinión razonada. Más aún, no es posible pensar en algo sin sentir algo al respecto.

Superando el ámbito experimental, los efectos de la familiaridad pueden ser observados también en otras áreas; como lo son las relaciones interpersonales y la publicidad.

el fenómeno de la familiaridad

Por un lado, en el contexto de las relaciones interpersonales, la familiaridad se conoce como “efecto de proximidad” y dice relación con la tendencia a establecer relaciones de amistad o amor con personas a las que vemos regularmente.

Asimismo, en el ámbito de la publicidad, es bastante reconocido que la exposición repetida a una marca genera preferencia por la misma; incluso, en ausencia de información al respecto.

el fenómeno de la familiaridad

Más sobre Psicología y Tendencias

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X