Eneagrama: La sabiduría y sus 9 tipos de personalidad, ¿cuál es la tuya?

¿Qué tal si descubrieras un sistema que te permitiera conocer más de ti mismo, tus problemas y cómo enfrentarlos? Te presentamos el Eneagrama.

Guía de: Psicología y Tendencias

 

e0a70f72bdae9885bfc32d7cd19a26a1_XL

En Psicología, parece que tenemos clara cierta verdad: hay tipos diferentes de personas, tipos diferentes de personalidad. Es por ello, que a lo largo de la historia se han propuesto distintos sistemas psicológicos y espirituales para explorar dicha verdad (la teoría de los temperamentos clásicos, los tipos de personalidad junguianos, etc.).

A partir de la sabiduría espiritual de diferentes tradiciones y dada sus sistematización por la psicología moderna, surge un sistema que habría sido elaborado basado en nuestros rasgos de personalidad, con el objeto de que adquiramos más conocimiento sobre nosotros mismos y los demás; además de enseñarnos nuestros problemas esenciales y cómo hacerles frente. Este sistema se llama Eneagrama.

De acuerdo a expertos en el área, el eneagrama es una figura geométrica que representa nueve tipos de personalidad fundamentales de la naturaleza humana y las interacciones entre ellas.

web_figura_2

Para trabajar con el eneagrama es necesario conocer nuestro tipo de personalidad. Es entonces cuando comienza el camino de crecimiento personal en que el vamos comprendiendo nuestras características dominantes. Es cierto, obviamente vamos a reconocer en nosotros comportamientos o características de los nueve tipos; sin embargo, nuestras características más determinantes están en uno de los tipos.

A continuación, te presentaremos brevemente algunas características de cada tipo de personalidad:

  • Tipo 1: El reformador. Idealistas, éticos, temen cometer errores, muy organizados y meticulosos, críticos y perfeccionistas, sabios, perceptivos y nobles.
  • Tipo 2: El ayudador. Preocupados, comprensivos, sinceros, abnegados, sentimentales, aduladores, con problemas para reconocer sus propias necesidades, generosos y altruistas.
  • Tipo 3: El triunfador. Adaptables, exitosos, seguros, atractivos, ambiciosos, competentes, energéticos, trabajólicos, competitivos y auténticos.
  • Tipo 4: El individualista. Románticos, introspectivos, sensibles, reservados, sinceros, caprichosos, tímidos, vulnerables, autocomplacientes, inspirados y creativos.
  • Tipo 5: El investigador. Cerebrales, curiosos, independientes, innovadores, obsesivos, nerviosos, aislados, pioneros y visionarios.
  • Tipo 6: El leal. Comprometido, digno de confianza, trabajador, responsable, evasivos, nerviosos, indecisos, desafiantes, estables, seguros e independientes.
  • Tipo 7: El entusiasta. Productivos, versátiles, optimistas, espontáneos, animosos, prácticos, desorganizados, indisciplinados, superficiales, impulsivos, alegres y agradecidos.
  • Tipo 8: El desafiador. Poderosos, dominantes, seguros, fuertes, protectores, decididos, orgullosos, intimidadores, heroicos, magnánimos y grandiosos.
  • Tipo 9: El pacificador. Humildes, conformistas, confiados, estables, bondadosos, complacientes, pasivos, tozudos, indómitos, abarcadores, capaces de unir a las personas y solucionar conflictos.

Estas características no representan el espectro completo de cada tipo de personalidad. El camino que propone el Eneagrama es mucho más profundo que buscar calzar con alguno de estos tipos básicos.

Si te interesa realmente, la invitación queda abierta a comenzar este camino de crecimiento personal.

crisis-vital

Más sobre Psicología y Tendencias

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X