Estrés académico: ¿Qué es, de qué manera prevenirlo y cómo tratarlo?

Expertas se refieren a las causas, tratamientos y medidas de prevención del estrés académico.

El estrés académico es una reacción normal que tienen los estudiantes, en su mayoría universitarios, frente a las diversas exigencias y demandas a las que se enfrentan durante el periodo de estudios, tales como pruebas, exámenes, trabajos y presentaciones, entre otros.

“La reacción activa un motor y moviliza al estudiante a responder eficientemente a lo que designan los docentes, sin embargo, puede ser que en la universidad los estudiantes se ven bombardeados por mucha exigencia y todo en un mismo momento, los docentes no empatizan con el estudiante”, explica la psicóloga clínica Eileen Burgos.

Al tener demasiadas exigencias al mismo tiempo, el estrés académico se puede agudizar y provoca la disminución del rendimiento. Hay dos tipos de exigencias que pueden dar origen a esta reacción:

  1. Exigencias internas: Es la auto exigencia, realizada por el propio alumno cuando tiene altas expectativas de sus logros, necesita mantener el control y se esfuerza por obtener los mejores resultados.
  2. Exigencias externas: Son las exigencias que son presentadas por el entorno del estudiante, dentro de las cuales se encuentran los profesores, la cantidad de entregas de trabajos, presentaciones y pruebas, como también no entender los contenidos abordados en clases.
Estrés académico

Una de las principales causas del estrés académico es la sobrecarga universitaria.

Según la presidenta del Colegio de Psicólogos, Isabel Puga, que los estudiantes universitarios están sometidos a muchas tensiones, que van desde la presión de terminar la carrera a tiempo, el costo que tiene, la presión de la familia, de salir del colegio y entrar a la universidad, donde las exigencias son diferentes.

Además, hay otros factores que pueden incidir en la presentación de estrés académico, relacionados con una serie de situaciones que puede vivir el estudiante, tales como:

  1. Lesión o enfermedad personal.
  2. Problemas legales.
  3. Embarazo.
  4. Despido del trabajo.
  5. Cambio de salud de un miembro de la familia.
  6. Cambio de hábito de dormir y alimentario.
  7. Cambio en las condiciones de vida.
  8. Muerte de un amigo.

En un inicio, el estrés es normal y puede llegar a impulsar la activación para poder responder mejor a las demandas y exigencias que tenga la universidad, pero con el tiempo el cuerpo y la mente se van agotando y se empieza a disminuir el rendimiento.

Estrés académico

El 5% de los estudiantes universitarios ha pensado en suicidarse.

Un caso que ha llamado la atención en este tema es el de la facultad de arquitectura de la Universidad de Chile. Esta carrera se caracteriza por ser de alta exigencia, donde se estimula el trasnoche y las horas de sueño son reducidas. Por esto, un grupo de estudiantes de la Universidad realizó una manifestación en abril denunciando la sobrecarga académica de la carrera.

Según datos entregados por la Primera Encuesta Nacional de Salud Mental Universitaria de Chile, un 44% de los estudiantes ha recurrido a profesionales en salud mental, un 46% aseguró tener síntomas depresivos y ansiedad, el 54% sufre estrés, el 67% sufre de insomnio y el 5% ha pensado en suicidarse.

El estrés académico puede provocar distintas manifestaciones físicas, tales como el agotamiento, somnolencia, cansancio y fatiga, dolores de cabeza o jaquecas, dolor de estómago y colon irritable, bruxismo, dolor de espalda, aumento o disminución del apetito y dificultades para dormir.

Dentro de las principales manifestaciones psicológicas y emocionales del estrés académico está la inquietud o hiperactividad, la tristeza, la ansiedad constante, dificultades para concentrarse, para pensar, problemas de memoria, irritabilidad frecuente, temor a no poder cumplir con las obligaciones, baja motivación para realizar las actividades académicas y angustia o ganas de llorar frecuentes.

Para la prevención del estrés académico, Burgos explica que es muy importante el autocuidado, “cuando un estudiante se da cuenta que está teniendo conflictos para dormir, de que se está alimentando mal, que está inapetente, está teniendo pesadillas, es común por ejemplo también que pulse el ojo. El llamado es a tener espacio personal para dormir y cuidarse bien, redes de apoyo para conversar”.

Estrés académico

El estrés académico puede producir trastornos del sueño.

¿Cómo prevenir el estrés académico?

El Centro de Aprendizaje del Campus Sur de la Universidad de Chile realizó una guía de orientación llamada “Cómo manejar el estrés en la universidad”, donde proponen una serie de estrategias que ayudan a prevenir el estrés académico y a enfrentar las manifestaciones, tales como:

  1. Planificar las actividades académicas priorizando entre ellas.
  2. Usar diversas técnicas de estudio.
  3. Alimentarse saludablemente en horarios establecidos.
  4. Dedicar tiempo a hobbies y actividades de recreación.
  5. Buscar ayuda y compartir con otros.
  6. Mantener ciclos de sueños estables.

Sobre el tratamiento del estrés académico, Burgos dice que “en la sociedad chilena no está bien visto una persona estresada, entonces a la gente le cuesta asumir que necesita ayuda. Lo primero es no normalizar el estrés académico. Cuando los estudiantes estén estresados deben solicitar ayuda para que ojalá no tengan que llegar a medicarse. Por ningún motivo tienen que llegar a la auto medicación”.

Con respecto al rol de las universidades, Puga afirma que la directiva de cada carrera tiene que ver su propia carga académica y sus asignaturas para adecuar sus metodologías en términos de tiempos de trabajo reales para los estudiantes y así evitar la sobrecarga entre todos los ramos. Además, menciona que se debe hacer un seguimiento a los estudiantes y estar pendientes en lo que pasa dentro de la comunidad universitaria.

Más sobre Psicología y Tendencias

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X