Experiencias cumbre: ¿Qué son y cómo saber si las hemos vivido?

Abraham Maslow y la comprensión de los más altos estados de la experiencia humana.

Guía de: Psicología y Tendencias

Abraham Maslow nace el 1 de abril de 1908 en Brooklyn, Nueva York, EE.UU. Hijo de emigrantes ruso-judíos, fue el primero de siete hermanos y desde joven solía rechazarse mucho a sí mismo. En sus palabras: “Me sentía aislado y desdichado. Crecí entre libros y bibliotecas, sin amigos”. Estudió psicología en Wisconsin y, habiendo terminado su doctorado, propone su famosa teoría hoy llamada, “Jerarquía de las necesidades”. En todo su trabajo busca siempre conservar un espíritu comprensivo de la naturaleza humana. En 1967, fue elegido presidente de la American Psychological Association. Pasa los últimos años de su vida escribiendo en California; cuidad donde muere de un ataque cardíaco a los 62 años de edad, en 1970.

Experiencias cumbre

Abraham Maslow

 

Fue en esta última etapa de su vida que amplió su trabajo en dirección hacia la trascendencia de los límites habituales de la identidad y la experiencia. Así, comenzó su estudio de las Experiencias Cumbre. Maslow se cuestionaba respecto de la importancia que tenía para la Psicología la comprensión de los más altos estados de la experiencia humana. Lo anterior, lo hizo introducirse en el análisis de experiencias transcendentales, más elevadas e iluminadas; que, hasta entonces, habían sido consideradas como patológicas por la ciencia de Occidente.

Según otros autores, dichas experiencias o vivencias trascendentales se caracterizarían por poseer determinadas cualidades, entre las que destacan:

  • Una sensación de inefabilidad de la experiencia
  • Una sensación de claridad y compresión incrementadas, no ordinarias
  • Una percepción alterada del espacio y el tiempo
  • La apreciación holística e integrada de la naturaleza, el universo y la propia unidad con él
  • Un intenso afecto positivo y sensación de perfección del universo

Para Maslow, dichas experiencias, a las que denominó “Experiencias Cumbre”, serían tan profundas y conmovedoras que podrían cambiar para siempre el carácter de una persona. Según el autor, al regresar de estas experiencias, la persona se sentiría el centro responsable, activo y creativo de sus propias actividades y percepciones, más auto determinado y más libre. Lo anterior, establece que serían experiencias beneficiosas para las personas.

Este tipo de experiencias han sido descritas de manera similar por personas de todas las culturas a lo largo de la historia. De manera genérica, estos estados de percepción expandida han sido designados con diferentes nombres dentro de la Psicología y fuera de ésta (por ejemplo: Consciencia Cósmica, Tao Absoluto, Satori, Samadhi, etc.); demostrando que constituirían un denominador común de la experiencia humana.

Al contrario de lo que pudiera pensarse, su componente “místico” no las aleja del mundo ni de la vida diaria de la mayoría de las personas. El mismo Maslow reconoció que las Experiencias Cumbre podían emerger en diferentes contextos. Más aún, una encuesta realizada en 1975, en EE.UU, por Greeley y McCready, indicó que las vivencias místicas eran frecuentes y casi comunes en la sociedad norteamericana de aquel entonces; confirmando la existencia de vivencias espontáneas de percepción expandida.

¿Y tú? ¿Haz vivido alguna vez este tipo de experiencias? ¡Compártelo con nosotros!

Más sobre Psicología y Tendencias

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X