Fatorexia: Un grave trastorno alimenticio poco conocido

Te ves y te sientes bien, pero ¡sorpresa! Tienes obesidad. El caso de Sara Bird y la distorsión de la imagen corporal que conlleva altos riesgos para la salud.

Guía de: Psicología y Tendencias

fatorexia-1

En general, los trastornos alimentarios son enfermedades psicosomáticas que presentan alteraciones en el comportamiento, las actitudes y la ingesta de alimentos, acompañadas de intensa preocupación por el peso o forma del cuerpo. Los tipos más comunes de trastornos de alimentación son la anorexia y bulimia nerviosas. Estos trastornos afectan la valoración de la imagen corporal y la autoestima de quienes lo padecen.

La fatorexia es una enfermedad -para algunos aún no reconocida formalmente como tal- que cuenta con escasos estudios e investigaciones, a diferencia de los trastornos mencionados anteriormente.

El concepto es muy reciente y fue creado en 2010 por Sara Bird. Esta mujer norteamericana pensaba que tenía un poco de sobrepeso, pero nunca sospechó que en realidad tenía obesidad. Al serle diagnosticado este trastorno, pasó por un estado de negación que la hizo buscar información acerca del tema. Finalmente, publicó un libro y definió su enfermedad como un trastorno en el cual la persona cree que es más delgada de lo que realmente es; esto hasta el punto de verse en el espejo con un peso normal o sobrepeso moderado -cuando en realidad tiene un sobrepeso severo o incluso obesidad mórbida-. Sara descubrió que esta enfermedad afectaba a millones de personas y, con su libro, busca concientizar a quienes padecen esta enfermedad y entregar herramientas para hacerla más llevadera y controlable.

El libro “Fatorexia” fue publicado en marzo de 2010, captando la atención mundial. Si bien, al algún momento era posible visitar la página web de la autora (www.fatorexia.org) o seguirla vía twitter (@fatorexia); hoy, ambas plataformas se encuentra inactivas.

A pesar de ser un trastorno poco conocido, sí se puede encontrar información al respecto vía web. En general, los testimonios de quienes padecen el trastorno, dan cuenta del impacto que les causó darse cuenta que eran diagnosticados de obesidad, a pesar de sentirse conformes con su peso. Los comportamientos habituales que refieren estas personas tienen que ver con:

  • Evitar mirarse en espejos de cuerpo entero, eligiendo espejos más bien pequeños.
  • No pesarse o desconocer cuánto pesan exactamente.
  • Utilizar ropa holgada y oscura.
  • Llevar muchas joyas y accesorios que distraigan la atención o disimulen el exceso de peso.
  • Hacer “oídos sordos” cuando se les advierte que están excedidos de peso.

Es importante que quienes padecen esta enfermedad tomen conciencia de ella, porque no sólo se trata de una distorsión de la imagen corporal, sino que además involucra todos los riesgos asociados a la obesidad (hipertensión, diabetes, riesgo cardiovascular, etc.). La recomendación es una intervención interdisciplinaria que involucre tratamiento médico, nutricional y psicológico, entre otros.

Más sobre Psicología y Tendencias

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X