Hipocondría: La angustia por la enfermedad, ¿cuáles son sus rasgos?

En EE.UU. entre un 4% y un 9% de las personas que consultan en el hospital lo hacen debido a síntomas hipocondríacos.

Guía de: Psicología y Tendencias

Hipocondría

La hipocondría ha sido objeto de estudio.

Los temores relacionados con la enfermedad son relativamente comunes en la población general. Hay circunstancias vitales que despiertan comúnmente una percepción de amenaza en cualquier persona. Por ejemplo: la enfermedad grave de un conocido, alguna noticia alarmante en los medios de comunicación relativa a alguna enfermedad, etc.

Pero, ¿qué ocurre cuando esta percepción de amenaza ante la enfermedad se torna algo patológico?

La hipocondría se define como una afección caracterizada por una gran sensibilidad del sistema nervioso con tristeza habitual y preocupación constante y angustiosa por la salud.

Dicho trastorno se relacionaría estrechamente con síntomas somáticos ambiguos y sin explicación médica aparente, de carácter más bien ansioso depresivo y que la persona interpreta como enfermedad. Estos síntomas producirían un marcado malestar emocional, con afectación de la calidad de vida de quien lo padece.

Hipocondría

Según la nueva edición del manual de criterios diagnósticos, de la American Psychiatric Association (DSM-V), la hipocondría -como tal- fue eliminada como trastorno. Se reemplaza así esta etiqueta diagnóstica por la de Trastorno de síntomas somáticos y Trastorno de ansiedad por la salud (que no incluye síntomas somáticos asociados).

Ahora, más allá del nombre con que se diagnostique este trastorno, desde la Psicología, la hipocondría tiene que ver con la actitud que toma una persona ante la enfermedad.

Diversas investigaciones hablan de personas con tendencia a amplificar sensaciones somáticas, con bajo umbral somatosensorial, hipereactivos a cambios fisiológicos mínimos, con mayor tendencia a informar su malestar físico y que hacen un elevado uso de los servicios de salud.

Dicho trastorno, también puede estar asociado a otras patologías del área de la salud mental; como lo son los trastornos ansioso – depresivos.

Como una de la características del hipocondríaco es la ausencia de respuesta al reaseguramiento médico (por ejemplo, desconfiar de la sinceridad del médico, interpretarlo mal, etc.); el tratamiento de este trastorno puede generar bastantes dificultades. Lo anterior, ya que aunque el paciente se sienta “aliviado” al momento de consultar; es altamente probable que vuelva pronto a sus habituales interpretaciones catastróficas de sus sensaciones corporales.

Hipocondría

Aún así, existen intervenciones psicológicas que mejoran el pronóstico de recuperación de dicha patología; aunque se reconoce que aún no hay un tratamiento totalmente establecido. Se han estudiado tratamientos desde lo Sistémico (ofreciendo terapias con enfoque familiar) y desde lo Psicodinámico. Específicamente, desde la terapia Cognitivo Conductual se han venido haciendo esfuerzos por sistematizar pautas de tratamiento espefícias para este trastorno que involucran por ejemplo: la reducción de las respuestas de ansiedad ( através de técnicas de relajación, respiración, etc.) y el entrenamiento de la persona ante situaciones inconvenientes (manejo de estrés, resolución de problemas, asertividad, etc.).

Hipocondría

Más sobre Psicología y Tendencias

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X