¿Hombres siempre listos y campeones del sexo? Mitos falsos que chocan con la realidad

El hombre, al igual que la mujer, no tiene cómo saber qué hacer si jamás se le ha enseñado o ha experimentado tener una relación sexual satisfactoria.

Guía de: Psicología y Tendencias

Según el libro, “Mujeres: la sexualidad secreta” de Patricia Politzer y Eugenia Weinstein, las mujeres hemos construido algunos mitos en torno a la sexualidad masculina. A continuación, te presentamos 3 de estos mitos que suelen generar falsas expectativas a la hora del sexo.

mitos-hombre-sexo-1

  1.  Los hombres son expertos, saben lo que hacen

            Este es uno de los grandes mitos sociales en relación al sexo, que impacta la autoestima masculina y la fantasía femenina. Un hombre “debería” saber comportarse a la hora del sexo. ¡Ay de él si no sabe qué hacer en la cama y/o se muere de vergüenza! Si algo sale mal en el encuentro amoroso, el hombre pone en juego su virilidad.

¡Mentira! El hombre, al igual que la mujer, no tiene cómo saber qué hacer si jamás se le ha enseñado o ha experimentado tener una relación sexual satisfactoria. Muchos jóvenes (hombres y mujeres) llegan a su primer encuentro sexual sin haber hablado nunca seriamente sobre el tema, más allá de las típicas bromas adolescentes. Crecemos sosteniendo la errónea idea de que el sólo hecho de preguntar acerca del sexo evidenciará nuestra ignorancia y no nos queda más que darlo todo por sabido para sustentar el estereotipo de “experto”.

Resulta importante aprender a hablar sobre sexualidad sin reservas, ya sea entre amigos o en familia. Esto nos permitirá liberarnos de las etiquetas que se nos han impuesto y abrirnos a la experiencia de manera más amorosa.

  1. El hombre está siempre listo

Un verdadero macho debería estar bien dotado y estar presto para el sexo apenas sea necesario. ¡Error!

Hemos sido malamente educados para esperar una determinada velocidad de erección y, ante cualquier “dificultad”, entrar en pánico. Los hombres por sentir que fallan y las mujeres por la inseguridad que les produce no ser lo suficientemente excitantes para el otro o por miedo al rechazo.

En nuestra sociedad, una clara prueba de la importancia de estar “siempre listos” para el sexo es la aparición del Viagra; que ahora, también existe para la mujer.

Esta presunción errónea sin duda se puede transformar en una fuente de tensión y angustia para ambos integrantes de la pareja. Además, reduce nuestra capacidad de erotización sólo al área genital.

De ahí que sea conveniente bajar las expectativas propias y en relación al encuentro sexual; confiando en que al estar verdaderamente dispuestos a encontrarnos con un otro, todo deberían fluir de la manera adecuada para ambos en ese momento.

  1. Los hombre sienten igual que las mujeres

Los seres humanos tendemos a suponer que los otros son como nosotros; es decir, que los demás sienten y piensan igual que uno. Más aún si se trata de esa persona especial con que se logra una profunda intimidad. ¡Pues, no! La práctica demuestra que, por muy conectados que podamos estar, somos muy distintos entre nosotros.

Por ejemplo, a la hora del sexo, a los hombres les resulta incomprensible que la mujer no goce con aquello que les provoca tanto placer a ellos. Por su parte, las mujeres no podemos comprender que los hombres no capten la importancia del contacto emocional como parte de la sexualidad. Es por esto que, cuando un hombre se excita, tienda a proveer el tipo de estimulación física y emocional que a él le gustaría recibir. Más aún, como la mujer suele no atreverse a decir lo que necesita o desea en el plano sexual, el hombre tiende a perpetuar su conducta.

Por ello, es importante estar conscientes que, también en lo sexual, algo fundamental para nosotros puede ser insignificante para el otro. Y, sobre todo, comunicarle lo que deseamos sexualmente a nuestra pareja.

La invitación a derribar estos y otros mitos queda abierta, para poder ir construyendo una nueva sexualidad que nos incluya a todos/as. Y tu, ¿conoces o te has enfrentado a algún otro mito que sea necesario derribar?

Más sobre Psicología y Tendencias

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X