La confianza: Cómo entenderla y mejorarla desde una mirada psicológica

¿Te has preguntado qué es la confianza? ¿Qué tipos de confianza existen o cómo poder desarrollarla?

Guía de: Psicología y Tendencias

La confianza

La confianza proviene del verbo “confiar” y se define –según la Real Academia Española- en diferentes acepciones que implican, entre otros:

  • * La “esperanza firme que se tiene de alguien o algo”
  • * La “seguridad que alguien tiene en sí mismo”
  • * La “presunción y vana opinión de sí mismo”
  • * El “ánimo, aliento y vigor para obrar”
  • * La “familiaridad”
  • * La “excesiva libertad”

Ahora bien, la Psicología ha estudiado ciertamente el fenómeno de la confianza. Sin embargo, ha encontrado algunas dificultades a la hora de definirla. Sin embargo, podría entenderse como la opinión favorable en la que una persona o grupo es capaz de actuar de forma correcta en determinada situación. Es decir, la seguridad que alguien tiene en otra persona o en algo.

Las distintas definiciones sobre la confianza concuerdan en que parece ser un fenómeno que involucra riesgo, capacidad de predicción (predictibilidad), capacidad de control  (controlabilidad) o ausencia de esta capacidad y coherencia entre la palabra y la obra.  Tomando la definición de Schlenker, “la confianza se refiere a acciones futuras de otras, que eluden el propio control y por ello implican incerteza y riesgo”. Más aún, según Cornu, “la confianza es una hipótesis sobre la conducta futura del otro. Es una actitud que concierne el futuro, en la medida en que este futuro depende de la acción de otro. Es una especie de apuesta que consiste en no inquitarse del no-control del otro y del tiempo”.

La confianza

Existen diferentes tipos de confianza en los demás. En este artículo identificaremos: la institucional y la interpersonal. La primera, la institucional, supone que el devenir del orden social o público en su conjunto es predecible y –en cierto modo- controlable. La segunda, la confianza interpersonal, implica sinceridad, trasparencia y buena fe de nuestros cercanos.

Dentro de la confianza interpersonal podemos encontrar aquello denominado confianza intragrupo y aquella intergrupo o generalizada. La confianza intragrupo dice relación con la confianza que se aplica dentro de un grupo (religioso, étnico, de clase, etc.) y –por ello- aumenta la predictibilidad y reduce el riesgo. Lo anterior, ya que “quienes son parte de mi grupo tienden a compartir mis propios valores y así me es más fácil entenderlos y predecir su conducta”.

La confianza

Finalmente, desde la Psicología se ha estudiado que para tener confianza en otros es necesario y básico confiar en nosotros mismos. Es por ello que la confianza individual (en uno mismo) es la base de otros tipos de confianza. Para desarrollarla, es imprescindible creer en nosotros mismos, conocernos, comprender nuestros pensamientos y emociones y aceptarnos.

De ahí, que sea muy importante preocuparnos de mejorar nuestra confianza en nosotros mismo. Aquí te ofrecemos algunas claves para lograrlo:

  • * Cree en ti mismo, ya que la opinión que tengas sobre ti es muy importante.
  • * Deja de compararte con los demás. Si te comparas con otras personas nunca te vas a sentir bien contigo mismo.
  • * Aprende a decir que no. Ayudar a otras personas es algo bueno pero ayudar demasiado puede crear presión y estrés. Si fracasas ayudando a otra persona puedes sentirte mal contigo mismo.
  • * Practica la gratitud. Ser una persona agradecida hace que te sientas mejor contigo mismo.
  • * Sé asertivo. Una persona tiene que defenderse a sí mismo para que las demás personas lo respeten.
  • * Escribe tus logros. Es un hábito que te va a ayudar a sentirte bien y mejorar tu confianza.
  • * Utiliza afirmaciones positivas sobre ti mismo que aumenten tu autoestima.

La confianza

Más sobre Psicología y Tendencias

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X