La experiencia de vivir en grandes ciudades: ¿Cómo enfrentarla sin problemas?

Vivir en grandes urbes tiene su encanto, pero te has preguntado qué hay más allá de lo obvio.

Guía de: Psicología y Tendencias

consolas-shanghai

Es evidente que para muchas personas las grandes ciudades ofrecen un enorme atractivo a causa de su variedad, la plenitud de acontecimientos que se dan en ellas, las posibilidades de elección que prometen en distintos campos y -en general- el estímulo ambiental intenso que proponen.

Ahora bien, según expertos, desde una mirada sociopolítica, la vida en una metrópolis se encuentra condicionada por: a) una gran cantidad de personas; b) una elevada densidad de población; y, c) una gran heterogeneidad de esa población. Dichos factores condicionan la experiencia que pudiera tener cualquier persona en una gran ciudad.

Sin embargo, para la Psicología, estas variables más bien demográficas no son suficientes para explicar la profundidad de la experiencia que sobrevive quien habita una gran urbe.

Existen autores que mencionan la importancia de considerar el factor de “sobrecarga”, que dice relación con la incapacidad de un sistema para procesar los estímulos del entorno porque existen en un número demasiado elevado o porque se presentan demasiado rápidamente. Según esta teoría, la vida en las grandes ciudades constituiría una serie continua de choques de estímulos que llevaría fácilmente a cualquier a entrar en sobrecarga.

estres_urbano_-_diabetes_tipo_ii

La sobrecarga deforma la vida diaria en distintos niveles; por ejemplo, afectando nuestra capacidad de relacionarnos con otros. Se ha descubierto que quienes viven en grandes ciudades se familiarizan con mucho menos personas y lo hacen de manera más superficial. Del mismo modo, se ha revelado que quienes viven en la ciudad tienden a ignorar o rechazar ciertos estímulos asumiendo -por ejemplo- un aspecto poco amistoso que desanima a otras personas a iniciar contacto con ellos.

Es así como, en las grandes urbes, ya no nos impactamos de observar espectadores pasivos (“mirones”) de un accidente, mala voluntad,  desconfianza y falta de cortesía entre personas en situaciones ordinarias, etc.

Finalmente y en términos más generales, también es posible observar que en las grandes ciudades se han interpuesto un sinnúmero de instituciones entre el individuo y el mundo social; lo cual, tiende a privar al individuo del sentido del contacto directo y la espontánea integración en la vida que le rodea, apartándolo aún más de su entorno social.

gente_otra--644x362

Más sobre Psicología y Tendencias

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X