Onicofagia: ¿Qué hay detrás del mal hábito de comerse las uñas?

¿Tienes la fijación de morderte las uñas compulsivamente? Pues entonces, este artículo es para ti.

Guía de: Psicología y Tendencias

f0a9cdafa7d74e18570d5c74e9cb2ac1_w620

Un hábito se define como un modo especial de proceder adquirido por repetición de actos semejantes y originado por tendencias instintivas. Dentro los des los hábito orales (entre lo que figuran la succión, el bruxismo y la anorexia nerviosa, entre otros), aparece esta particular y muy común conducta que es morderse las uñas.

La Onicofagia es descrita por expertos como un vicio o hábito compulsivo por comerse o morderse las uñas. Consiste en incidir, cortar o roer las uñas con los dientes; pudiendo provocar heridas en los dedos, labios y encías, bajo el riesgo de desarrollar diversas inflamaciones, infecciones e incluso, desperfectos dentales.

Su origen se presentan usualmente a edades tempranas y puede continuar hasta la edad adulta. Este mal hábito es muy frecuente en ambos sexos y sobre todo en niños en edad escolar (principalmente de entre 11 y 13 años de edad).

20130201115328_revista201302_1int

Desde la Psicología, se ha asociado a una costumbre viciosa que dice relación con cierta inestabilidad psicomotora que se acompaña de ciertos grados de tensión, ansiedad y nerviosismo. Estudios revelan que quienes muerden sus uñas suelen ser personas hiperactivas, autoritarias, con nula o escasa capacidad de expresar sus sentimientos y que viven en un estado casi permanente de tensión y preocupación.

Como es de imaginarse, este hábito generalmente es producido por elementos psicológicos y sentimientos que sobrepasan las capacidades de quienes presentan dicho comportamiento. Como ya se ha mencionado, los principales sentimientos asociados al morderse las uñas serían: ansiedad, miedo, angustia, nerviosismo, estrés, frustración y aburrimiento, entre otros. Son los momentos de nervios y angustia o ciertos estados obsesivos u agresivos, aquellos que suelen desencadenar inconscientemente el impulso de comerse las uñas.

Es bastante común que las personas que muerden sus uñas manifiesten en psicoterapia su preocupación por lo antiestético de sus manos. Expertos señalan que el tratamiento psicológico, incluidas las técnicas conductuales, puede ser efectivo a la hora de abandonar este hábito. Al mismo tiempo, existen ciertas técnicas propias de la Odontología que ayudan a la modificación conductual necesaria para dejar este vicio.

7frases-motivaci02

Más sobre Psicología y Tendencias

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X