Reality Shows: ¿Por qué los vemos?

Nuevamente los realities están causando furor entre los telespectadores chilenos y aunque ya no son novedad entre la programación veraniega, miles de personas los siguen diariamente ¿por qué ocurre?

La diferencia fundamental entre los realities y los programas de televisión, series o shows es que unos corresponden a algo ficticio creado para entretener, mientras que los otros tienen la característica de ser reales (como su nombre lo dice) y supuestamente espontáneos.

Realities Show

Foto: El Mercurio

Dominique Gallegos y Joche, hoy en el reality Mundos Opuestos y separados.

Los realities nos muestran un retrato de lo que somos; la manera en que personas comunes y corrientes viven, sienten y se relacionan cotidianamente, causando un efecto espejo al identificarnos con ciertas reacciones, sentimientos o conductas de los protagonistas. La clave del éxito de estos programas es que hacen más cercana la conexión entre los telespectadores y el show, ya que todos pensamos que “podríamos estar ahí” y nos hace conjeturar en cómo habríamos actuado en tal o cual situación.

Las emociones, expresiones y reacciones de los participantes son parecidas a las que muchas veces vivimos en la vida diaria y al verlas en la televisión nos produce la sensación de que somos parecidos en algún aspecto a “los famosos” quitándonos la sensación de que nuestra realidad es algo monótona y común. Por otro lado, el público tiene el poder de influir en el curso del show con sus votos y llamados telefónicos apoyando o censurando a los candidatos, haciéndose aún más estrecha la relación entre el programa y la audiencia y otorgándole poder a esta última.

Todos tenemos en nuestro interior alguna característica semejante a los protagonistas de los realities y hemos vivido situaciones parecidas a las que vemos reflejada en la pantalla y de ahí nuestra atracción por este tipo de programas.

Más sobre Psicología y Tendencias

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X