Síndrome de Diógenes: La auto-negligencia y la acumulación compulsiva

Personas mayores, huraños, recluidos en sus hogares y con tendencia a acumular grandes cantidades de basura.

Guía de: Psicología y Tendencias

Mal de Diógenes

El Síndrome de Diógenes fue descrito por primera vez en 1975; sin embargo, aún no ha sido reconocido en los manuales diagnóstico internacionales como entidad diagnóstica.

Su nombre proviene de Diógenes de Sínope, un filósofo Griego del siglo IV a.C., quien llevó siempre una vida de austeridad y mortificación; despreciando las reglas sociales. Caminaba siempre andrajoso, vagabundo, sin protección y sin hogar. Murió -según cuenta la leyenda- sólo y en la calle, cubierto sólo por un manto raído.

Mal de Diógenes

De ahí que este cuadro se defina principalmente como un desorden de la conducta que se caracteriza por un descuido extremo de la higiene personal (auto-negligencia), negligencia en el aseo de la propia morada (insalubridad), aislamiento social, comportamiento paranoico y coleccionismo de una cantidad apreciable de objetos inútiles (acumulación de objetos inservibles).

Este trastorno conductual se dice propio de los ancianos. De hecho, la prevalencia sería de 1,7/1.000 ingresos hospitalarios en mayores de 65 años.

De acuerdo a la literatura en el área, no están bien definidas las causas que provocarían esta alteración; sin embargo, se dice que dicho síndrome se encontraría asociado a otros trastornos mentales (por ejemplo, trastornos de la personalidad).

Aún así, ha sido posible identificar  la presencia de ciertos “rasgos” de personalidad precipitantes de dicho síndrome, tales como: la tendencia al aislamiento, ciertas dificultades de adaptación social, rechazo de las relaciones humanas y misantropía, entre otros.

También podrían influir determinados factores estresantes de la edad tardía como los son: las dificultades económicas, muerte de familiares, pérdida de estatus, marginación social de la vejez, etc.

En términos de tratamiento, hay opiniones respecto de la necesidad de evitar la hospitalización y el favorecimiento de medidas y seguimiento ambulatorios de quienes padecen dicho síndrome.

Mal de Diógenes

Más sobre Psicología y Tendencias

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X