Trastorno Límite de la Personalidad: Cuando la inestabilidad es llevada al extremo.

La ira, la impulsividad, la inestabilidad emocional y las amenazas de suicidio son parte de este trastorno.

Guía de: Psicología y Tendencias

Trastorno Límite de la Personalidad

Según los sistemas de clasificación internacionales, en general, los Trastornos de la Personalidad constituyen un conjunto de problemas psicológicos agrupados bajo una sección específica de clasificación.

Particularmente, el Trastorno Límite de la Personalidad (TLP) forma parte del segundo grupo de Trastorno de la Personalidad, los cuales se asocian con “sujetos dramáticos o impulsivos”.

A través de los años, el término “límite” ha generado controversia. Se han propuesto otros nombres para esta entidad diagnóstica (“personalidad cicloide”, “trastorno ambivalente de la personalidad”, “trastorno impulsivo de la personalidad”, “trastorno lábil de la personalidad”, etc.). Sin embargo, se ha mantenido la denominación “límite” para hacer alusión a un nivel avanzado de disfunción, en que se da un patrón duradero de conducta y funcionamiento alterados, donde reside –principalmente- la inestabilidad combinada con la búsqueda de aceptación y aprobación permanentes.

En términos formales, el DSM-5 lo define como un “patrón dominante de inestabilidad de las relaciones interpersonales, de la auto imagen y de los afectos, e impulsividad intensa, que comienza en las primeras etapas de la edad adulta y está presente en diversos contextos”. Lo anterior, debiera manifestarse por 5 o más de los siguientes hechos:

  • Esfuerzos desesperados para evitar el desamparo real o imaginario.
  • Patrón de relaciones interpersonales inestables e intensas que se caracteriza por una alternancia entre los extremos de idealización y de devaluación.
  • Alteración de la identidad: inestabilidad intensa y persistente de la autoimagen y del sentido del yo.
  • Impulsividad en 2 o más áreas que son potencialmente auto lesivas (por ejemplo: gastos, sexo, drogas, conducción temeraria, atracones alimentarios).
  • Comportamiento, actitud o amenazas recurrentes de suicidio, o comportamiento de automutilación.
  • Inestabilidad afectiva debida a una reactividad notable del estado de ánimo (por ejemplo: episodios intensos de disforia, irritabilidad o ansiedad que generalmente duran unas horas y, rara vez, más de unos días).
  • Sensación crónica de vacío.
  • Estado inapropiado e intenso o dificultad para controlar la ira (por ejemplo: exhibición frecuente de genio, enfado constante, peleas físicas recurrentes).
  • Ideas paranoides transitorias relacionadas con el estrés o síntomas disociativos graves.

Trastorno Límite de la Personalidad

En resumen, los 3 tipos de respuesta de los individuos con TLP se representan en este grupo de síntomas recientemente descritos.

  1. Dentro de la esfera comportamental, surgen la impulsividad y conductas auto lesivas
  2. En la esfera cognitiva, aparecen las ideas paranoides con una auto imagen e identidad deterioradas; además de un patrón fisiológico inestable.
  3. Dentro del ámbito afectivo, también destacan inestabilidad e ira intensa.

Finalmente, el TLP es uno de los retos más difíciles del área de la salud mental en términos de tratamiento. En muchos casos, el proceso suele ser bastante frustrante; sin embargo, la recomendación es adaptar el tratamiento a cada paciente de acuerdo a sus necesidades (por ejemplo, si suele incurrir en conductas suicidas recurrentemente o si tiene más bien una marcada tendencia a la ira e impulsividad).

Trastorno Límite de la Personalidad

Más sobre Psicología y Tendencias

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X