Inicio » RSE » Equipo

¿Qué son los negocios inclusivos?

Son un modelo de negocios rentables, donde las empresas incorporan en sus cadenas de valor a comunidades de bajos ingresos, mejorando su calidad de vida. Conoce sus características.

Pensar en que las empresas “grandes” se asocian con las más “pequeñas” para realizar proyectos en conjunto, donde ambas se benefician, no como una forma de caridad, si no como un modelo empresarial competitivo y sustentable en el tiempo, dejó de ser un sueño. Hoy es una realidad que cada día se populariza más gracias a los negocios inclusivos.

Pyme

Foto: El Mercurio

Los negocios inclusivos significan una excelente oportunidad para las pequeñas y medianas empresas para poder surgir y ampliar su mercado gracias al apoyo de las empresas grandes.

El concepto “negocios inclusivos”, poco a poco se ha dado a conocer, pero no muchos lo entienden. Son actividades económicas rentables que permiten lograr la participación de los más pobres en cadenas de generación de valor de empresas, de manera tal que los de más abajo de la pirámide logren capturar valor para sí mismos y, como consecuencia, mejorar sus condiciones de vida. Esta participación puede ser a través de dos vías:

  1. Cuando la empresa incorpora a las personas de bajos ingresos como proveedores, vendedores, distribuidores de bienes, materias primas o servicios.
  2. Cuando las firmas ponen en el mercado productos y servicios que satisfacen las necesidades de las personas de bajos ingresos en condiciones accesibles para ellas, actuando como consumidores.

Así por ejemplo, un supermercado al comprarle mermelada a una microempresaria, que a su vez contrata a sus vecinas para la producción de ésta, no sólo estará contribuyendo con una persona, sino con todas las vecinas de la dueña de la empresa, generando una cadena de valor de menos a más y un negocio inclusivo.

Características de los Negocios Inclusivos

  • Rentabilidad: La motivación de generar un impacto positivo en la reducción de la pobreza y en la sociedad, debe ser compatible con la rentabilidad económica. Por lo mismo, los negocios inclusivos, deben ser considerados como una actividad empresarial y no como una ayuda social o filantrópica.
  • Combinar creación de valor financiero y social: Sinergias entre desempeño eficiente y un bien común, donde hay una lógica de mutuo beneficio.
  • Poner a los más pobres en el centro de la cadena de valor: No subestimar a los más débiles, sino considerarlos como aliados de negocio, socios y que aportarán un valor superior a lo largo de esta cadena de valor.
  • Modelos de negocios abiertos a alianzas estratégicas: Los negocios inclusivos reconocen a la empresa como el catalizador indiscutible, sin embargo, también se abren a otros actores que en conjunto puedan ser igual de eficientes que una empresa, como pueden ser expertos, aportes de recursos financieros u otras instancias.
  • Son sostenibles: Este tipo de negocios, se basan soluciones sustentables para las comunidades.

Los beneficios

Pero este tipo de sinergias no sólo suena bien, sino que tiene diversas características y que lo hacen un modelo de win-win.

  • Creación de empleo y contribución a la reducción de la pobreza
  • Beneficios indirectos para las comunidades (emprendimientos locales, desarrollo de capacidades, desarrollo local, educación o salud)
  • Transferencia de conocimiento y tecnología
  • Efectos positivos en ambiente empresarial, en entorno de inversiones y a nivel gubernamental
  • Creación de fuentes de innovación
  • Mejorar la competitividad de la cadena productiva
  • Aumento la reputación corporativa de una empresa y es un puente para nuevos mercados
  • A las compañías, este tipo de negocios les permiten acercarse a las comunidades locales y al conocimiento de éstas
  • Para las comunidades estas iniciativas les permiten acceder a financiamiento, capacitación y a precios y condiciones justas
Apretón de manos

Foto: El Mercurio

Los negocios inclusivos significan una ganancia para las dos partes involucradas, ya que genera empleos y genera competencia justa.

Todo esto suena bien, pero ha costado introducir el modelo en la célula de la empresa.“En Chile el tema aún no se masifica, principalmente por desconocimiento de las empresas, porque hay que asumir otra gestión, otro modelo de negocios. No es dar una ayuda y listo. Es un negocio que tiene un buen look, pero falta convertirlo en realidad”, comenta Pamela Ríos, coordinadora técnica de Negocios Inclusivos de  la Fundación AVINA, que tiene como misión contribuir al desarrollo sostenible de América Latina.

Pero la experta agrega que no sólo depende de la empresa, sino también de las comunidades, de sus necesidades y de sus fortalezas.

Más sobre RSE

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X