Argentina superó a Chile y es uno de los diez países más infectados por Covid-19

Argentina se convirtió en uno de los diez países más infectados de Covid-19 aún con una cuarentena que lleva 168 días.

Guía de: Argentina

Selección_008

Presidente Alberto Fernández y vicepresidente Cristina Fernández de Kirchner. Foto Presidencia de la Nación.

 El último día de agosto 2020 ha resultado fatídico para el triunfalismo gubernamental argentino. En el correr del día asomaron tres noticias que derrumban todo intento de mostrar una realidad inexistente.

  • Argentina ingresó al puesto 10 en la escala de países más infectados por Covid-19 en el mapa global elaborado por el Johns Hopkins University Medicine.
  • El periódico británico The Telegraph, tituló en su portada: “Argentina ofrece evidencia irrefutable de que los cierres prolongados significan un desastre”.
  • Más de 300 científicos, intelectuales, periodistas y artistas pidieron se deroguen los decretos que limitan los derechos constitucionales.

Primera noticia

A última hora del día se publicó la tabla diaria de evolución mundial de la pandemia elaborado por la Universidad de Medicina Johns Hopkins, de Baltimore, Estados Unidos. En ella se ha posicionado Argentina en el puesto 10 con un índice de fallecidos por millón de habitantes de 194,6.

El Ministerio de Salud argentino informó que en las últimas 24 horas fueron 9.309 las personas que dieron positivo al test de Covid-19, mientras los infectados suman 417.735, superando a Chile (411.726) y poniéndose muy cerca de España (462.858). Debe señalarse que el sistema de control de la pandemia en el país es duramente criticado por no realizar la cantidad de test necesarios de acuerdo al número de su población. Por lo que se infiere que la cantidad de infectados es aún mucho mayor.

Selección_006

Captura de pantalla. Fuente Johns Hopkins University Medicine.

Segunda noticia

Horas antes, el periódico británico The Telegraph, a través de su corresponsal, Chris Moss, informaba que “el modelo de encierro más prolongado del mundo no ha salvado a Argentina de la miseria del coronavirus, ya que los casos y las muertes diarias continúan disparándose”. Agrega, que el país prolongó la cuarentena hasta el 20 de septiembre y sigue siendo uno de los pocos donde la curva de contagios continúa en alza.

Hace tan solo dos días, el pasado sábado, el presidente afirmó en un programa televisivo que Argentina es admirada en el mundo por su estrategia de combate al virus Covid-19.

Es cada vez más extendida la presunción de que la agobiante y extendida cuarentena tendría una relación directa con la situación económica y social, y no tanto por motivos sanitarios. De acuerdo a la consultora Orlando J. Ferreres & Asociados S.A. las proyecciones indican que a fin de año los índices de pobreza rondarían el 52% de la población, con una desocupación del 14,5%. Situación que provoca profundo malestar social manifestándose en protestas y desobediencia civil.

Actualmente unos 9 millones de personas tienen como único ingreso la ayuda estatal. En términos simples: uno de cada dos argentinos sería pobre a fin de año.

Tercera noticia

Más de 300 científicos, intelectuales, periodistas y artistas pidieron a través de una carta pública, que el Gobierno argentino derogue los decretos que limitan los derechos constitucionales, que fueron dictados en el marco de la pandemia. Además, reclamaron el pleno funcionamiento del Poder Judicial para que las personas puedan reclamar la defensa de sus derechos básicos.

Es, quizás, la noticia más dramática de las tres. La carta abierta comienza señalando la tardía reacción del gobierno para enfrentar lo que sería la pandemia por Covid-19 “…la primera reacción del gobierno argentino fue negar la existencia del problema, a pesar de las advertencias desde un sector independiente de la comunidad científica y de la política”.

Agrega que “…se desestimó el planteo de testear, rastrear y aislar casos, no controló a tiempo las fronteras y decretó una cuarentena en forma improvisada, sin presentar ningún plan ni una posible fecha de finalización”. “En nombre de la salud pública, una versión aggiornada de la “seguridad nacional”, el gobierno encontró en la “infectadura” un eficaz relato“.

Nota: El términó “infectadura” se acuñó para definir la pérdida de las libertades individuales y constitucionales bajo la excusa de la pandemia.

“En dos meses, hubo un número alarmante de detenidos y sancionados en nombre de su propia salud. (…) mientras provincias y ciudades se han cerrado como condados medievales. Clases suspendidas, enfermos que no pueden seguir sus tratamientos, familias separadas, muertos sin funerales y, ahora, la militarización de los barrios populares”.

“El desdén por el mundo productivo no tiene antecedente y su consecuencia es la pérdida de empleos, el cierre de comercios minoristas, empresas y el aumento de la pobreza. (…) La democracia está en peligro. (…) El equilibrio entre los poderes ha sido desmantelado. El Congreso funciona discontinuado y la Justicia ha decidido una insólita extensión de la feria, autoexcluyéndose de la coyuntura que vive el país”, concluye el documento.

Selección_005

Algunos de los firmantes de la Carta Abierta. Foto El Tribuno.

 

Más sobre Argentina

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios