Inicio » Cocina »

Albahaca y Menta: Ideas simples para incorporar estas hierbas en nuestras preparaciones

La albahaca y la menta son las hierbas aromáticas con mayor utilización en la Cocina.

Guía de: Cocina

La albahaca es originaria de la India, no obstante, también se encuentra en el sureste de Asia, norte de África y el Mediterráneo. Su uso se extendió a Europa, predominando en la gastronomía italiana. Además de la común, existen más de 40 variedades de albahaca, entre las que se encuentran la dulce, griega enana y tailandesa.

La menta es procedente de Grecia, se extendió a otras naciones de Europa, principalmente Inglaterra, también a Oriente Medio y Asia, cuyo valor radica en el sabor fresco y purificador de esta hierba. Aproximadamente se conocen 30 variedades, entre las más populares están consideradas la hierbabuena o común, menta verde y vietnamita (gusto ácido y picante).

Foto: www.vidautonoma.com.

Foto: www.vidautonoma.com.

Las hojas de la albahaca tienen un color verde brillante y poseen un fuerte y dulce aroma. Al adquirirlas hay que seleccionar manojos que no estén marchitos o lacios, asimismo, es conveniente sólo utilizar las hojas de la planta, cortándolas únicamente en el momento que la necesiten.

La menta común o hierbabuena tiene hojas redondeadas con un suave y fresco aroma. Principalmente su cultivo se realiza en jardines o macetas y en la Cocina puede aplicarse en preparaciones dulces y saladas. Sus hojas se utilizan enteras o picadas, considerando que sólo deben ser cortadas del tallo cuando las utilicen.

Ideas para utilizar Albahaca y Menta en nuestra Cocina:

- Aceite aromatizado: Se escalda (cocción de los alimentos en agua o líquido hirviendo durante breve tiempo) una taza de hojas frescas de menta o albahaca (50 grs. aprox.), vertiendo agua hirviendo sobre ellas, escurrir bien. Disponer las hojas en una procesadora de alimentos, añadir 250 ml. de aceite de oliva y procesar hasta obtener un líquido homogéneo, pasar por un cedazo o paño limpio y guardar en un frasco de vidrio. Puede mantenerlo en el refrigerador durante un plazo máximo de tres semanas y utilizarlo como base para frituras o aliño de ensaladas.

- Tomates asados con Albahaca: En una bandeja de horno disponga tomates cortados por la mitad y esparza por encima hojas de albahaca, aceite de oliva y pimienta. Asar en un horno previamente calentado a 250º C durante 35 minutos.

- Infusión de Menta: Disponer 600 ml. de agua en una cacerola, añadir dos cucharaditas de té verde, 15 hojas de menta y una cucharada de azúcar. Cocinar a fuego lento durante 3 minutos, posteriormente colar el líquido directamente sobre los vasos y servir tibio.

- Queso fresco con Albahaca: Disponer queso fresco (también pueden utilizar queso de cabra o mozzarella) en un pocillo o fuente pequeña, cubrir con aceite de oliva, agregar hojas de albahaca y pimienta. Mantener durante 4 horas en el refrigerador y servir con rebanadas de pan tostado o galletas saladas.

Más sobre Cocina

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X