Inicio » Nutrición » Equipo

¿Cómo manipular la carne de pollo y vacuno para no enfermarse este 18?

Siete claves y/o pasos importantes para realizar un correcto lavado y preparación de carnes como pollo o vacuno para proteger a su familia y prevenir enfermedades alimentarias.

Hoy en día, se ha generado una alerta masiva en contra de la manipulación del pollo entero y trozado, acusando a su mala manipulación, el ser causante de toxiinfecciones alimentarias graves.

Sin embargo, debemos ser conscientes que todos los alimentos, tienen una gama de bacterias en sí, a lo que denominamos contaminación primaria, y es con la cual debemos lidiar a través de procesos tecnológicos como la refrigeración, congelación, cocción, etc.

carne-pollo-18

Si usted en su casa, consumiendo pollo o cualquier otro tipo de carne, no se ha enfermado, como tampoco otro miembro de su familia, significa que usted tiene muy buenas prácticas de higiene, de conservación y preparación de sus alimentos.

Para su protección y la de su familia, le aconsejamos seguir estas instrucciones básicas en la manipulación y preparación de alimentos de origen avícola:

  • Lávese las manos con agua tibia con jabón al menos durante 1 minuto, antes de tocar ninguna otra cosa cuando manipule cualquier tipo de carne o ave, congelada o fresca.
  • Elija una sola tabla para cortar para la carne cruda y las aves. No ocupé la misma tabla para el producto cocinado, a menos que haya lavado e higienizado bien su tabla antes, al igual que el cuchillo a utilizar. Cuando termine de usarla, lávela inmediatamente con agua caliente con jabón, y sumérjala o rocíela con un poco de cloro diluido o bien póngala en el lavavajillas.
  • Si va a lavar el pollo, ya que lo encuentra que está un poco mal oliente por el envase, le recomendamos que sea bajo chorro de agua fría y corriendo, nunca agua juntada en el lavaplatos. Evite salpicar agua hacia las superficies aledañas al lavaplatos. De hacerlo límpielas o rocíelas inmediatamente con cloro diluido.
  • Use un termómetro de carne y siempre cocine el pollo a 74 Cº. El termómetro debe colocarlo en el centro de la pechuga, en otro lugar la temperatura que indique no es confiable. De no contar con termómetro, haga un corte en el centro de la pechuga y en el muslo corto, cercano al hueso. Si observa la carne cocida, puede cortar el fuego del horno.
  • De no servir el pollo inmediatamente, la recomendación es que no baje de los 65 °C, para que no entre en la zona de peligro. Si no, debe enfriarlo rápidamente, de modo de evitar que este expuesto entre 65 y 4°C, por mucho tiempo, ya que en este rango se desarrollan las bacterias que puedan haber recontaminado el pollo.
  • Cuando vaya de compras, compre la carne en último lugar. Mantener el pollo frío retrasa el crecimiento excesivo de las bacterias. Coloque el pollo en una bolsa de plástico para evitar que contamine a otros alimentos.
  • Y lo más importante, debe lavarse las manos cada vez que cambie de actividad, si cocinando va al baño, no olvide sus manos. Esta medida le ayudará a evitar muchos problemas.

Más sobre Nutrición

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X