Adicción a los videojuegos: ¿Cómo reconocer a un adicto?

¿Qué pasa cuando el uso excesivo de videojuegos genera adicción?

Guía de: Psicología y Tendencias

videojuegos

 

Las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) son herramientas que han generado provechosos cambios en nuestra sociedad. Los teléfonos móviles, el internet y los videojuegos, entre otros, han llegado para mejorar nuestra calidad de vida en muchos sentidos. Sin embargo, esta realidad no está exenta de polémica; pues, su uso inadecuado y excesivo puede acarrear graves problemas para sus usuarios. Y es que las TIC parecieran tener un potencial verdaderamente adictivo.

Respecto de la clasificación de este tipo de adicciones en los manuales diagnóstico oficiales, se ha hecho evidente que el DSM ha sido reacio a reconocer este tipo de trastorno que se conoce como “adicción conductual”. En su última versión, el DSM-V reconoce el “Gambling disorder” (Desorden por juego) como dentro de los desórdenes o trastornos relacionados con sustancias o adictivos. Más específicamente, también se ha incluido –por ejemplo- el Trastorno por Juego en Internet (siempre y cuando no involucre dinero).

GAMESCOM

En el caso de los videojuegos, la adicción concreta a ellos es un fenómeno del que se conoce cierta evidencia. Es un hecho que jugar en exceso puede ser una actividad problemática; sin embargo, cuando esto se trasforma en una adicción, la relación problemática con el juego puede requerir de la intervención psicológica de un profesional. ¿Por qué? Pues porque un adicto a los video juegos posee las siguientes características patológicas:

  1. Dedica muchas horas a jugar videojuegos, de forma recurrente y persistente.
  2. Altera su estilo de vida habitual, viéndose perturbada la organización temporal de su vida por la excesiva dedicación al juego.
  3. El resto de las actividades de quien padece esta adicción se ven severamente interferidas (por ejemplo, puede disminuir notoriamente su rendimiento laboral o académico).
  4. Puede ver reducidas sus relaciones interpersonales. Incluso, podrían producirse continuas discusiones con familiares, pareja o amigos.
  5. Consigue disminuir significativamente otras actividades de ocio que en otro momento la persona adicta disfrutaba.
  6. Se torna totalmente absorto al momento de jugar, sin atender a nada más que el juego mismo.
  7. Puede sentir demasiada tensión al momento de jugar.

¿Qué te parece estas características? ¿Conoces a alguien que las posea? Para finalizar, cabe mencionar que esta adicción y la presencia de estos rasgos son aún más peligrosos en jóvenes (niños u adolescentes). ¡A poner atención!

game-over

Más sobre Psicología y Tendencias

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X