¡Bienvenido Año Nuevo! Cambios y propósitos para el ciclo que se inicia

Un nuevo año da la posibilidad de planificar 365 nuevos días; lo cuál, sin duda, nos plantea la opción de cambiar y proponernos nuevos comienzos.

Guía de: Psicología y Tendencias

New Year's Resolutions

La llegada de un nuevo año, generalmente nos plantea la posibilidad de reiniciar un nuevo ciclo; para lo cual, solemos plantearnos nuevos desafíos y/o propósitos que alcanzar. Lo anterior, casi siempre con el objetivo de crecer, mejorar como personas y/o sentirnos mejor con nosotros mismos y los demás.

Según el Centro de Bienestar y Psicoterapia (CBP) Psicólogos Madrid, en momentos de cambios nos planteamos nuevos cambios; es decir, el cambio (por ejemplo de un nuevo año) llevaría al cambio (en términos personales).

De acuerdo a los expertos, el plantearse el cambio tiene relación con proponerse ciertas metas, a mediano o largo plazo, que se desean alcanzar en un nuevo ciclo. Dichos propósitos tienden a relacionarse con nuestro “yo ideal”, sin tomar mucho en cuenta nuestra realidad o posibilidades ciertas; lo cuál, la mayoría de las veces termina en fracaso.

Sin embargo, la idea de auto proponernos metas antes un cambio de ciclo habla muy bien de nosotros. Según expertos, los propósitos de cambio son síntoma de salud y autoestima; siempre y cuando, nuestras metas sean alcanzables.

Para no desilusionarnos este 2016, la invitación es a proponernos metas alcanzables. Primero, es importante tener muy claro cuál es el objetivo concreto de lo que nos proponemos, qué es lo que estamos buscando con ello. Segundo, es clave plantearse qué posibilidades ciertas tenemos de alcanzar nuestro objetivo (cómo, cuándo, de qué manera, cómo lo organizaré, con quién, dónde, cuántos días a la semana, en qué horario, etc.). Sólo así, podremos elaborar metas alcanzables seguidas de un plan de acción real para llevarlas a cabo con éxito.

Algunas recomendaciones prácticas para elaborar nuestros propósitos para el 2016 son las siguientes:

  • Date tiempo de reflexionar sobre lo que desearías proponerte este nuevo año. No te tomará mucho. Haz un alto estos días y pregúntate cuál sería tu “ideal” y cómo podrías acercarte un poco más a él.
  • Sé realista y muy concreto. Al momento de elegir una meta, empieza por proponerte el paso más pequeño que puedas dar en este momento y no te impongas muchos propósitos a la vez. Empieza por uno o dos. No importa que parezca demasiado poco, lo importante es que lo logres alcanzar. Luego, puedes ir aumentado la exigencia, si es necesario.
  • Abandonar un propósito no es abandonar el objetivo. Puede ser necesario modificar la forma de llevarlo a cabo y/o bajar el nivel de exigencia; pero, definitivamente, no tiene por qué significar un fracaso
  • Busca motivaciones dentro de tu mismo propósito; concretamente, intenta que la actividad que te propongas sea motivadora en sí misma.
  • Procura que tus propósitos pasen a ser parte de tu estilo de vida. ¿Cómo hacerlo? Por ejemplo, acortando el tiempo que le dediquemos a determinada actividad para que no suponga un esfuerzo diario demasiado grande, pero permitiéndole ser parte de nuestra rutina de todos los días.

Con todo lo anterior, esperamos que este nuevo año sea mucho mejor que el anterior y que traiga consigo la concreción de todas nuestras metas personales. Que tengan un feliz cambio de ciclo. ¡Feliz Año Nuevo a todos!

año-nuevo-960x623

Más sobre Psicología y Tendencias

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X