¿Cómo cuidar nuestra salud mental durante pandemia por coronavirus?

Nada podía prever la pandemia mundial a la que nos encontramos expuestos.

Guía de: Psicología y Tendencias

Nada podía prever la pandemia mundial a la que nos encontramos expuestos. Vuelos cancelados, vacaciones, reuniones de trabajo y rutinas normales para cada familia han debido ser anuladas o cambiadas. Sobre la marcha, cada país va evaluando qué medidas tomar y cada lugar de trabajo o familia implementa modos diferentes de afrontar el coronavirus.

Está incertidumbre nos agobia, sentimos miedo a lo desconocido y hay pocas cosas que están sobre nuestro control actualmente. No podemos planear por ejemplo, qué estaremos haciendo durante los próximos días, Semana Santa o incluso actividades y reuniones sociales con nuestros amigos o familia para dentro de un mes.

Por esta razón, nos encontramos de cierta forma a la deriva y es necesario enfrentar la situación cuidando nuestra salud mental con una mirada resiliente al futuro. Sobreponiéndonos de manera positiva a todo lo que conlleva en nuestras vidas actualmente el coronavirus, con la certeza de que esto pasara y viviéndolo en comunidad.

A partir de la gripe H5N1, la Unidad de la Salud Mental de la OPS (Organización Panamericana de la Salud) elaboró un documento con las acciones y orientaciones en cuanto a la salud mental en situaciones de epidemia.

De ella se extraen las fases que se desarrollan durante la epidemia y acciones que personal de la salud mental puede aplicar, las que también pueden adecuarse a nuestras familias y comunidades:

coronavirus

Antes de la epidemia: existe una sobre o subvaloración de lo que está pasando, en nuestro país lo observamos en personas que aún no toman conciencia de que deben quedarse en sus casas o evitar, de ser posible, aglomeraciones de personas. Otras se sobre abastecen en los supermercados y farmacias dejando al resto sin posibilidad de adquirir los productos básicos.

Dentro de esta fase, también puede ocurrir que la ansiedad y tensión generen vigilancia obsesiva de los síntomas. En esta etapa es importante y útil que un miembro de la familia canalice la información sobre el tema, idealmente quien pueda trasmitir a los demás de manera objetiva los riesgos reales y sensibilización sobre la epidemia en la medida en que es necesario.

También es útil, y calmará la angustia de todos, realizar una organización preventiva estableciendo frente a posibles contagios con quién podrías dejar a tus hijos en caso de tenerlos o quién se encargaría de cuidar al adulto mayor de la familia. Esto bajará las ansiedades pero también los ayudará a afrontar de mejor manera las siguientes fases.

Durante la epidemia: en esta fase aumentan los sentimientos de vulnerabilidad, ya que todos quedamos expuestos a la posibilidad de contraer el virus. Aparecen conductas que pueden parecer heroicas o en el extremo opuesto, mezquinas. También se incluye la adaptación a los cambios de rutina en que nos encontramos ahora, restricciones de movimiento, uso de mascarillas, cierre temporal de los colegios, etc.

Si conoces a alguien que presenta trastornos psíquicos preexistentes, es importante mantenerse cerca ya que está puede ser una época de aumento de crisis de angustia, pánico y depresión.

CV

Buenas medidas en esta etapa son: mostrar seguridad, para ti y para los demás. Transmite calma a los niños y a tus amigos, pareja y familia coméntales qué se está haciendo y qué se debe hacer sin aumentar el terror. Por ejemplo, si debes quedarte en tu casa por dos semanas, esto es lo que sabemos y la certeza con la que contamos en este momento.

Cosas como, “no se sabe lo que ocurrirá”, “qué pasará con mi trabajo”, etc. no te ayudarán ni a ti ni a nadie, esta epidemia nos afecta a todos. Es por esto que gobiernos, aerolíneas y empleadores deben generar soluciones, no sirve aterrarnos con lo que ocurrió en otros países o lo que podría pasar porque eso genera angustia y ansiedad. Si pensaremos en el futuro con respecto a esta pandemia debe ser en razón de organizarnos, no centrar pánico en nosotros mismos o los que nos rodean.

También será importante y positivo que generes una readaptación adaptativa, es decir, si debes quedarte en tu casa o evitar sitios con mucha gente, es clave establecer horarios y actividades programadas en tu hogar. Que se incluyan espacios de apoyo emocional, por ejemplo, asegúrate todos los días de establecer una video llamada con alguna persona cercana.

Darte ánimo ocupando este tiempo para realizar alguna actividad o arreglo en tu hogar que tenías pendiente también ayudará, ya que te generará motivación. Leer ese libro o bordado que dejaste a la mitad, cocinar algo en familia o arreglar el jardín distraerán y motivarán a todos los integrantes de tu hogar a desconectarse de la sensación de encierro.

La tercera fase es después de la epidemia, cuando todo está bajo control. Para cada persona esta etapa será diferente dependiendo si el contagio de coronavirus fue vivido de cerca y la cantidad de muertes y contagiados que se presenten en su país. Sin embargo, es esperable que exista el miedo a una nueva enfermedad y en algunos casos estrés post traumático o dificultades para volver a la rutina.

Corona

Aquí deben fortalecerse los nuevos proyectos de vida, cómo vamos a reestructurar ese viaje que teníamos pensado o cómo calendarizar las horas de estudio para retomar las clases y obtener buenos resultados.

También discutir y expresar las experiencias y lecciones aprendidas con nuestros círculos cercanos, pero también con las redes de apoyo que hayamos establecido con otros apoderamos del colegio de nuestros hijos, compañeros de clase o trabajo. Evaluar que nos sirvió para vivir el coronavirus en grupo, qué cosas no repetiríamos y como nos sentimos de vuelta a la rutina.

Y tal como está descripción de la última fase nos deja entrever, recordar que vendrá la calma y que está pandemia no durara por siempre. Recordando esto podremos enfrentar todas las situaciones de una manera más positiva y calmada que es el mejor escudo para nuestra salud mental en tiempos de crisis.

Más sobre Psicología y Tendencias

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X