¿Cómo manejar el creciente estrés de la espera de los resultados de la PSU? Consejos para un momento complejo

Para la generación de estudiantes 2019, la situación a nivel país presenta mayores factores de estrés.

Guía de: Psicología y Tendencias

Como todos los años, los jóvenes licenciados de la educación media deben rendir la Prueba de Selección Universitaria para poder realizar el ingreso a la universidad.

Este proceso genera angustias y estrés tanto para los postulantes como para sus padres y familias. Si bien la PSU se rinde solo en Chile, todos los países cuentan con distintos requisitos y un tiempo de espera para saber si fuiste aceptado o no en la carrera y universidad de tus sueños.

Sin embargo, para la generación de estudiantes 2019 la situación a nivel país presenta mayores factores estresores. Uno de ellos es la incertidumbre, pues la prueba ha sido recalendarizada muchas veces y, como bien se sabe, la evaluación de historia fue cancelada.

Esto puede hacer sentir a los jóvenes que hay poco sobre su control. No pueden planear las vacaciones o prepararse para el día en que deban recibir su puntaje y matricularse y se encuentran constantemente en vilo.

Por estas razones, es importante que padres y amigos colaboren en tranquilizarlos y orientarlos. Si conoces a alguien que rindió la PSU o eres tú quien se encuentra en la situación, toma en cuenta:

PSU

Evitar las posibles frustraciones mayores que se puedan generar. Para el psicólogo Claudio Caro, una buena forma de lograr esto es tomar en cuenta el trabajo que realizaste durante el año. Cuánto tiempo le dedicaste y cuántos avances lograste, si no realizaste el esfuerzo correspondiente la idea de obtener excelentes resultados es poco probable.

En caso de no lograr el puntaje esperado, es importante tomar en cuenta qué opciones pueden considerarse como familia. Aquí es fundamental el apoyo de sus padres y generar un círculo de apoyo que le dé el espacio a quién rindió la prueba para decidir si quiere tomarse un año más para prepararla de nuevo o elegir otras alternativas para la formación profesional.

En ningún caso se debe presionar, ni mucho menos asegurar que es una certeza que logrará entrar a la carrera deseada o a la universidad que señala como primera opción. Sin embargo, esto no debe verse como un fracaso porque entonces le estaremos diciendo a nuestros jóvenes que la Prueba de Selección Universitaria define quiénes son o cuáles son sus capacidades. La idea es cambiar el foco y explicarle que frente a la frustración, siempre puedes buscar alternativas y optar por la resiliencia.

En cuanto a los meses de vacaciones, es importante no quedarse en casa esperando los resultados. Esto solo magnificara la angustia y el estrés.

Proceso PSU

En relación a esto, nos dice la psicóloga Texia Bejer que lo ideal es tener perspectiva. Esto quiere decir, no pensar las 24 horas del día en lo que nos angustia. Salir de la casa, planear actividades o hacer ejercicio físico son de gran ayuda.

Padres, hermanos y amigos: no transformen cada salida o comida social en hablar sobre que será del futuro de los jóvenes que rindieron la PSU. Debemos buscar ser contención para ellos y no aumentar la tensión que ya presentan.

Además, la psicóloga menciona importantes señales de alerta como estar durmiendo mal, irritación y llanto fácil e, incluso, crisis de pánico dan muestras de que la ansiedad y estrés de esta etapa puede estar siendo más de lo normal.

En dichos casos no queda más que apoyar y contener, dando muestras que, como mencionamos la prueba no define las capacidades ni el futuro, siempre podemos buscar opciones y otros caminos.

Más sobre Psicología y Tendencias

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios