¿Cómo manejar las diferencias de opinión con cercanos en cuanto a política?

Nos encontramos ad-portas de las elecciones para el Plebiscito Nacional.

Guía de: Psicología y Tendencias

Nos encontramos ad-portas de las elecciones para el Plebiscito Nacional, en el que los ciudadanos decidirán si se desarrolla o no en Chile una nueva Constitución.

Esto ha polarizado a la mayoría de las personas en dos grandes grupos, quienes “aprueban” y quienes “rechazan”. Ambas posturas muchas veces se presentan como de extremos en una trinchera.

Esto puede provocar discusiones y hasta peleas que corten la comunicación entre dos personas que no logren hablar adecuadamente.

No se trata de evitar el tema, sino de permitirnos escuchar activamente las opiniones de los demás, ya que nos pueden aportar ideas nuevas y ayudar a conocernos mejor.

Toma este tipo de temáticas como una oportunidad y no una agresión, lo que el resto piense no son ataques personales, y de la misma forma tú puedes cuidar tus palabras para que siempre muestren respeto al otro y que de está forma el interlocutor reciba mejor nuestro mensaje.

Plebiscito

La psicóloga Amaya Terrón, de la Universidad Autónoma de Madrid y colaboradora de la revista Neuro Salud, explica que los temas de política tienden a exacerbar cualquier discusión ya que generan un sentimiento de pertenencia y de grupo en quienes mantienen la misma postura.

Debido a esto, sugiere no hablar de partidos políticos sino de ideales, ya que para ella lo que nos alejan son esta especie de bandos establecidos en cada partido.

Esto conlleva que, al escuchar una opinión de alguien que se identifica desde un partido político opuesto al nuestro, tengamos una predisposición que pueda estar sesgada por los prejuicios con que englobamos a todo un grupo que difieren de nuestras opciones de voto.

Por esto, el llamado más que nunca es a ponerse en los zapatos de los demás, entendiendo como su experiencia y su vida, lo que ha vivido ha marcado la mirada desde la que observa las cosas.

Intenta, aunque no estés de acuerdo, escuchar para entender desde su mirada cómo piensa sin tomarlo como críticas personas o buscando refutar sus ideas.

Por otro lado, si el otro cae en descalificaciones personales o se altera, lo mejor es dejarlo hablar para que exprese lo que tiene que decir y luego no continuar la conversación. Reaccionar o responder puede terminar en acaloradas discusiones que pasan de ser un intercambio de ideas a una forma poco efectiva de intentar comunicarse.

Apruebo Rechazo

En ese tipo de altercados las personas solo se alejan. En cambio, al mostrar que tenemos la capacidad de escuchar al otro a pesar de no estar de acuerdo, y que incluso podemos llegar a concluir en conjunto que no lo estamos, puede acercarnos y priorizar el vínculo, aunque exista esa parte de la otra persona que no nos guste.

Entendamos que si no es desde la empatía y aceptando nuestras diferencias, será muy difícil construir un país en donde exista paz. Así como existe una diversidad de pensamientos y personas, también pueden haber diferentes realidades o verdades para contar una misma historia dependiendo de los puntos de vista.

Más sobre Psicología y Tendencias

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios