¿Cómo se siente una persona con depresión y de qué manera podemos ayudarla?

Esta condición puede llegar a volverse crónica.

Guía de: Psicología y Tendencias

La depresión es una enfermedad de salud mental lamentablemente muy frecuente en el mundo durante la última época.

Por esta razón, es lógico pensar que la mayoría de nosotros conoce o convive con alguien que la sufre.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) la define por la presencia de tristeza, pérdida de interés o placer y sentimientos de culpa y falta de autoestima.

Esta condición puede llegar a volverse crónica y mermar nuestro desempeño en el trabajo o en la escuela y, más que nada, puede disminuir nuestra capacidad para enfrentar la vida diaria.

Por todo lo anterior, es importante ser empático con quienes la presentan, ya que a pesar de que los síntomas no son visibles, estas afecciones pueden llegar a ser igual de invalidantes que una enfermedad biológica.

IMG_2339 (1)

En primer lugar, debemos tomar en cuenta qué piensa y qué sensaciones tiene una persona que padece depresión.

Claro que lo que le ocurre a cada uno no es igual en todos los casos, pero algunos pensamientos transversalmente comunes son:

Devaluación de uno mismo y desesperanza: Estos sentimientos surgen, según nos dice Isabel Rovira, psicóloga de la Universidad de Valencia, debido a que la persona es perfectamente consciente de que genera angustia en los demás y esto mismo le provoca ansiedad y tristeza.

Aislamiento social: Este aspecto es algo que muchas veces familiares y amigos no logran entender. Quien padece depresión, en muchas ocasiones, no cuenta con la energía o tiene la sensación de que no siente la fuerza para levantarse e ir a eventos sociales.

La incomunicación social también puede ir acarreando abandono personal en cuanto a higiene o cuidado de un peso saludable, por ejemplo. Debe comprenderse que estos son síntomas de la enfermedad y que nada tiene que ver con que la persona no quiera verte o se descuide a sí misma a propósito.

Estos dos ejemplos son solo una pequeña parte de las sensaciones y emociones que quienes padecen depresión viven día a día. Así lo destaca la autora Isabel Rovira.

IMG_2340 (1)

Ahora bien, ¿qué sugerencias podemos darle a las personas que están viviendo un cuadro depresivo?

Antes de mencionar buenos consejos o palabras de aliento que pueden ser adecuadas es importante destacar que, decir cosas como “ánimo” o “no estés triste”, no ayuda en nada.

Es más, puede que aumenten el sentimiento de tristeza porque hacen sentir al otro como incomprendido dejando entrever que quien se encuentra sufriendo una depresión puede elegir dejar de estar angustiado. Debe entenderse que este estado anímico es un síntoma.

En cambio, sugerir, por ejemplo, de manera amable y cariñosa a la persona que busque ayuda profesional, siempre con tacto y sutileza. Será de ayuda.

Explicando que no se juzga lo que le pasa, que se comprende que es una enfermedad como cualquier otra y que, por esta razón, debe asistir a un especialista para curarse.

Otro aspecto muy importante es evitar dar consejos y, con mayor razón, si no te dan el espacio para decirlo.

IMG_2341 (1)

Es muy común que personas sugieran que quien está deprimido debe salir o volver a pasar tiempo con sus amigos. Pues esto es un error, dado que cada persona tiene sus tiempos. Evita también dar consejos sobre la vida.

La empatía tiene que ver con ser capaz de escuchar sin dar directrices de cómo la persona debería vivir o qué debe hacer, en especial si no te lo ha pedido.

Y aunque no es un consejo, sí es de mucha utilidad que te mantengas a su lado. Suena cliché u obvio, pero esto tiene que ver con mostrarse empáticos. Poder acompañar en silencio o a través de mensajes diarios a quien sabemos presenta este trastorno del ánimo puede ayudarlo a sentir que no está solo.

Otra forma de contribuir que también menciona la autora es destacar los avances o puntos fuertes que observemos en quien está deprimido. Debido a la baja autoestima y a que siente generalmente culpabilidad, puede que a quienes se encuentren pasando por esto les cueste ver que están logrando cosas o avanzando en su tratamiento.

Destacarle y recalcarle cada avance que logre, mientras que no sea de forma exagerada, sino lo más objetiva posible, también colaborará para que ellos puedan observarlo.

Por último, si quieres ayudar cuida tu propia salud emocional. Ver sufrir a alguien querido puede ser doloroso y difícil, realiza autocuidados y habla de cómo te sientes con otras redes de apoyo, es una forma de generar un escudo de protección.

Más sobre Psicología y Tendencias

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X