Dos caras de los cambios: Por un lado dejan ruinas, pero también conducen a un camino de transformación

Seguramente muchos de los planes que tenías para 2020 debieron ser modificados en su totalidad o en gran parte.

Guía de: Psicología y Tendencias

Seguramente muchos de los planes que tenías para 2020 debieron ser modificados en su totalidad o en gran parte.

Culpamos de esto al coronavirus, pero la verdad es que en el mundo siempre están ocurriendo cosas que no podemos controlar y que nos obligan a realizar cambios.

aceptarloscambios-t

No podemos controlar lo que los demás hacen ni cómo vamos a sentirnos respecto a ello. No podemos muchas veces elegir nuestro trabajo ideal o en qué ciudad vivir. Pero mientras antes aceptemos los cambios que se nos avecinan o a veces nos golpean en la cara, antes podremos ver el otro montón de posibilidades que se nos presentan y que, la mayoría del tiempo, son mucho mejores de lo que esperábamos que ocurriese.

La psicoterapeuta Patricia Truchado tomó un extracto de la película “Comer, rezar y amar” para hablarnos sobre el cambio.

Dice así: “Una amiga me llevó a un sitio impresionante el otro día. Se llama el Augusteum, un antiguo templo. El emperador de Roma lo construyó para que albergara sus restos. Cuando llegaron los bárbaros, lo arrasaron junto con todo lo demás. ¿Cómo podría haber imaginado que Roma, lo que para él era el mundo entero, acabaría un día en ruinas?… La ciudad ha ido creciendo a su alrededor durante siglos. Es como una…bella herida, como un desengaño amoroso al que te aferras por el placer del dolor…”

Continúa con “todos queremos que nada cambie, nos conformamos con vivir infelices porque nos da miedo el cambio, que todo quede reducido a ruinas. Pero al contemplar ese sitio, el caos que ha soportado, la forma en la que ha sido adaptado, incendiado, saqueado, y luego hallado el modo de volverse a levantar, me vine arriba. A lo mejor mi vida no ha sido tan caótica, y es el mundo el que lo es, y el único engaño es intentar aferrarse a ella a toda costa. Las ruinas son un regalo. Las ruinas son el camino a la transformación”.

La psicóloga explica cómo todo cambio supone una pérdida y que, debido al dolor que eso nos provoca, olvidamos que también nos trae una ganancia, una cantidad incuantificable de posibilidades, de otros logros que pueden significar incluso algo mayor si nos permitimos aceptar las cosas que cambiaron en nuestra vida, las cuales no podemos controlar.

Nos cuesta soltar porque teníamos algo que nos parecía seguro y es normal sentir miedo a quedarnos sin eso que teníamos, ya sea un trabajo, un plan de vida, un viaje largo con amigos, una persona que fue incondicional en nuestra vida, pero que ya no está o que nos defraudó enormemente.

Frente a esto, la autora señala que debemos ser capaces de observar si a lo que estamos aferrados no nos trae más dolor. Si ya no nos quieren en un trabajo o en una relación de amistad o pareja, ya no hay nada que podamos hacer al respecto y por esto deja de ser nuestro problema.

Esta caída o abismo que puedes sentir en estos momentos en realidad es una oportunidad de que te rehagas y reconstruyas esa parte de tu vida. Pero para esto debes creer que puedes hacerlo y ver el lado positivo de la situación, que siempre cuentas con una nueva oportunidad.

Stella-Duque-cambios-de-vida

La psicóloga Marta Marín, perteneciente a un centro de atención psicológica de Valencia, nos dice que debemos tener en consideración la responsabilidad para poder cambiar y avanzar en nuestro desarrollo personal.

La responsabilidad que tenemos frente a nuestra libertad de elegir y de cómo esto forma parte de gran cantidad de sucesos que ocurren en nuestra vida.

Y más importante, según dice, la responsabilidad de tener compromiso con nuestro futuro. Poner la cabeza en alto y aceptar los cambios, lo que hayamos hecho mal o el daño que otro nos haya causado y seguir adelante con nuestros proyectos, oportunidades y sueños.

Más sobre Psicología y Tendencias

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios