¡Dulce o truco! ¿Te has preguntado que hay detrás de cada disfraz de terror de Halloween?

¿Sabías que hay personas que le temen patológicamente a esta fecha? Este y otros datos de Halloween en el siguiente artículo.

Guía de: Psicología y Tendencias

Halloween

El origen de esta festividad data de hace varios siglos atrás, en la civilización celta, cuando sacerdotes realizaban un ritual pagano llamadoSamhain en el que despedían el verano, cada 31 de Octubre. Según la tradición, las tinieblas y épocas frías estaban por venir y aquella noche las brujas gozaban de mayor poder y los fantasmas de los muertos vagaban por la tierra. Más tarde, con la llegaba del Cristianismo, esta festividad se incorpora como “All Hallow’s Eve”; es decir, la víspera del “Día de Todos los Santos” (que correspondía al 1 de Noviembre). De ahí que hoy lo llamemos Halloween.

Pero más allá de sus orígenes, es posible hacer una lectura psicológica de algunas de sus particularidades.

Halloween

Como es conocido, disfrazarse en Halloween es una tradición. ¿Por qué? Pues porque desde Samhain, la gente solía salir de sus casas disfrazados para no ser reconocidos por los fantasmas. Sin embargo, dejando de lado la tradición,  existen expertos que analizan la psicología tras los disfraces.

Según expertos, el hecho de disfrazarse permite a quien lo hace adoptar una personalidad diferente, “darse permiso” para disfrutar algo que no disfrutamos sin el disfraz o experimentar una personalidad más lúdica o atractiva de la que creemos tener; dependiendo del disfraz. De hecho, la tendencia es a liberarse de ciertos tabúes; utilizando un traje, una máscara o maquillaje. Algunos señalan: “Esconderse detrás de algo que no deja ver quienes somos tiene el beneficio de sacar algunos rasgos de personalidad escondidos”.

Halloween

Además, cabe mencionar que existe una patología asociada a esta festividad. Se denomina Samhainofobia (de Samhain) y se conoce como el miedo a Halloween. Aunque muchos aprovechan esta festividad para enfrentar lo terrorífico con humor, no todos lo logran. Hay quienes lo experimentan como una verdadera fobia, un miedo atroz e irracional a todo lo que rodea esta celebración (disfraces, decoración, música, bromas tenebrosas, etc.).

Finalmente, esta fobia parece no ser demasiado común. Sin embargo, en la mayoría de los casos, incrementa otras fobias más comunes como la fobia a la oscuridad (nictofobia), a los gatos (ailurofobia), a los fantasmas (espectrofobia), a las arañas (aracnofobia) y a los cementerios (coimetrofobia).

Halloween

Más sobre Psicología y Tendencias

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X