Elecciones: ¿Qué aspectos psicológicos influyen a la hora de votar?

A días de las elecciones presidenciales y parlamentarias en Chile, nos preguntamos ¿qué hay detrás del hecho de votar o no hacerlo?

Guía de: Psicología y Tendencias

 

undp_cl_gobernabilidad_Dia_Democracia_2015

Votar es dar el voto; es decir, ejercer un dictamen, opinión o juicio sobre algo o alguien en un proceso eleccionario. En la política, se usa el voto para que los electores escojan a sus representantes; es decir, a los miembros del gobierno u otros cargos públicos. En un sistema político democrático, el voto sería un derecho, una condición necesaria y constituyente de la democracia.

Como es conocido, antes de la fecha programada para una votación, los candidatos y partidos suelen exponer sus programas y argumentos para persuadir a los electores de que voten por ellos. Sin embargo, al parecer, a excepción de quienes se encuentran involucrados directamente en política y ejercen lo que se denomina como “voto duro”; el resto de las personas basamos nuestro voto en aspectos que van más allá de nuestra intención de voto e ideales.

voto-jovenes-cdmx-e1469282958653

Es cierto, la votación debería estaría basada en un pensamiento crítico y racional, en un análisis profundo que nos lleva a tomar determinada decisión. Sin embargo, pareciera ser innegable que hay otros aspectos -quizás más “triviales”- que nos afectan a la hora de votar. Por ejemplo –y aunque suene reduccionista- influyen el clima, el olor de la sala de votación, el ánimo o la sensación física de salud que tengamos el día de la votación, etc. La conclusión que asoma es que puede que no tengamos tanto control sobre nuestro voto como el que creemos tener.

Más aún, expertos en Psicología Política señalan que a la hora de votar influyen aspectos que dicen más relación con la percepción que con la política misma. Estudios han demostrado que es posible hacer una evaluación perceptiva de un candidato con apenas una mirada y que a pesar del esfuerzo que hacemos por hacer un análisis racional y político tras nuestro voto; en realidad, al menos en parte, lo estamos juzgando por una impresión fugaz de su apariencia. Es por ello que, generalmente, triunfan los candidatos que inicialmente se perciben como más confiables y competentes.

marketing-politica

Encima, las emociones también juegan un rol fundamental a la hora de votar. Sobre todo, el miedo; emoción que influencia fuertemente en una votación. Estudios en el área demuestran que infundir miedo en los votantes tienden a sesgarlos hacia políticas más conservadoras.

Finalmente, las razones que llevan a los sujetos a la participación o abstención electoral son diversas. Y, a pesar de la influencia que puedan ejercer aspectos triviales, la percepción y del miedo; el votante debe ser considerado como alguien que intenta maximizar su decisión, de la manera más racional posible. Esto es, alguien que optará por aquella alternativa que mejor represente sus intereses o que defienda una visión de la sociedad más próxima a la suya.

1477251054-auno077207

Más sobre Psicología y Tendencias

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X