La música: ¿De qué manera puede influir en nuestro estado emocional?

La música produce distintos efectos neurofisiológicos dependiendo de las emociones que nos genera.

Guía de: Psicología y Tendencias

Constantemente nos encontramos expuestos a estímulos acústicos, en algunos casos es ruido y, en otros, música.

La música sirve para regular nuestros estados de ánimo: Incluso parece que, instintivamente cuando vamos a correr o a ejercitarnos, escuchamos cierto tipo de canciones diferentes al que decidimos oír cuando estamos solos y deseamos reflexionar.

El estado emocional es la forma de estar y permanecer en un momento determinado y se ve influido por variables tan distintas como: la estación del año en que nos encontramos, nuestra alimentación, el sueño y los cambios hormonales que experimentamos.

En ese sentido, la música no es la excepción, de acuerdo con la investigación realizada por la Doctora en psicología María Teresa Orozco de la Universidad Complutense de Madrid. Se ha comprobado que el 64% de nuestras experiencias musicales nos afectan emocionalmente generando que sintamos alegría, nostalgia o anhelo.

Mientras que, en relación con emociones negativas como la ansiedad o el miedo, no suelen sentirse cuando se está escuchando música.

Incluso estudios experimentales, detallados en la tesis doctoral de la misma autora, han concluido que la música produce distintos efectos neurofisiológicos dependiendo de las emociones que nos produce.

Música

En cuanto a los recuerdos y cómo una canción puede evocar algunos acontecimientos pasados sin importar el tiempo que pasemos sin escucharla, la explicación se encuentra en que nuestro cerebro intenta asociar los temas a claves visuales, sensoriales o auditivas.

Cuando una situación tiene una elevada carga emocional, por ejemplo, cuando escuchamos una canción durante todo un verano que fue muy divertido con nuestros amigos y amigas, o durante la época en que nos encontrábamos en pareja, se crean estrechos vínculos en nuestra memoria entre esa agrupación de notas musicales y la situación, momento o época en que la escuchamos.

Incluso si la música que asociamos a nuestros recuerdos es catalogada como “triste”, los oyentes pueden experimentar emociones alegres al escucharlas, contrario a lo que se cree. De acuerdo con la autora, esto se debe a que más que nada nos evoca sentimientos de añoranza por el tiempo pasado.

También se ha demostrado que las canciones pueden influir en el comportamiento de las personas. De este modo, escuchar determinado estilo de música puede influir en que consigamos entablar, por ejemplo, una relación más íntima con una persona.

auriculares-seguros-escuchar-musica

De la misma manera, el intercambiar canciones que escuchamos con frecuencia o que nos evocan recuerdos con otro, es una forma de acercarnos debido a que les mostramos una parte íntima de nosotros mismos.

Y a la vez, es una forma de comunicación emocional. Lo que nos motiva a escuchar una canción suele ser un sentimiento latente.

La autora nos señala que escuchar canciones con determinadas letras muchas veces tiene que ver con que dicen lo que nosotros no somos capaces de decir, o que sentimos y no hemos logrado transformar en palabras, sintiéndonos identificados al escucharlo de otro.

Por esto, compartir música con nuestros cercanos es una buena forma de comunicar una parte de nosotros mismos y disfrutar de un concierto o simplemente escuchar música juntos también lo es.

Por último, no olvidemos entonces que la música que escuchamos habla de nosotros mismos y puede influir en nuestro estado de ánimo, puede ser una buena herramienta para contribuir a nuestro bienestar o no, dependiendo de las elecciones que hagamos.

Más sobre Psicología y Tendencias

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios