Músico-terapia: ¿Cómo ayuda la música en niños con dificultades?

Una nueva terapia que podría cambiar el mundo de los niños

¿Alguna vez has utilizado la música para sentirte mejor? Usualmente, vemos por las calles que la mayoría de las personas llevan puestos audífonos para escapar un poco de los ruidos y ajetreos de las grandes ciudades, en especial cuando es hora punta. Música en las fiestas, música de relajación, música de radio, música en trayectos largos. La música está constantemente presente en nuestra vida cotidiana. Sin embargo, ¿te has puesto a pensar si la música ayuda en terapias?

Músico-terapia: ¿Cómo ayuda la música en niños con enfermedades mentales?

Músico-terapia: ¿Cómo ayuda la música en niños?

Y es que es así. La música ha abierto un nuevo campo de estudio, ya que está siendo utilizada para terapias con niños con discapacidades mentales y sin ellas, para lograr ciertos objetivos en sus vidas que pueden ser un poco más difíciles de alcanzar que el resto. Ha tenido muy buenos resultados y se le conoce como Músico-terapia.

La Asociación Chilena de Músico-Terapia (ACHIM), fundada en 2005, define la músico-terapia en su página web como “el uso de la música y/o sus elementos (sonido, ritmo, melodía y armonía) en un proceso creado para facilitar y promover la comunicación, las relaciones, el aprendizaje, el movimiento, la expresión, la organización y otros objetivos terapéuticos para satisfacer las necesidades emocionales, mentales, sociales y cognitivas del paciente. Este trabajo debe ser realizado por un músico-terapeuta calificado”.

En esa misma línea, la Universidad de Chile imparte la carrera de “Músico-Terapia”, definiendo al especialista en músico-terapia como una persona que “realiza su proceso formativo con el fin de ser capaz de diseñar y desarrollar el quehacer músico-terapéutico conociendo el marco ético y legal de una profesión que se inserta en los campos de la salud, la educación y la cultura, e insertarse y trabajar colaborativamente en equipos multidisciplinarios en salud, educación o socio-comunitarios”.

Músico-terapia: ¿Cómo ayuda la música en niños con enfermedades mentales?

Músico-terapia: En búsqueda de resultados.

Y es que la música ha logrado vencer varias barreras y ayudar a niños a desarrollarse y avanzar. Así lo explica José Ignacio Carranza, psicólogo y músico-terapeuta de profesión, quien a través de Musicandü, una empresa familiar que tiene como objetivo brindar espacios terapéuticos e innovadores para niños y niñas, busca ayudar a sus pacientes a través de la música.

“Hay dos campos de acción: El campo cognitivo y campo conductual”, explica Carranza. “Desde lo conductual, la músico-terapia ayuda a respetar turno, a tener mayor rango de concentración, de atención, a ver todo el tema de empatía con el otro, estar más conectados con las actividades y seguir instrucciones. Y lo más importante, el control de impulsos. Desde lo cognitivo, el trabajo es más amplio y la música ayuda mucho porque es un lenguaje paralelo a lo verbal”, explica.

Añade que esta metodología tiene preguntas y respuestas, es un lenguaje creativo y cuenta con la facultad de activar varias zonas del cerebro gracias a la melodía, el ritmo y las letras de las canciones”. Agrega que, a través de la música, se trabajan implícitamente todas esas áreas de manera simultánea, porque se utiliza indirectamente como medio para lograr ciertos objetivos. Entre estos, se incluye desarrollar el aprendizaje, memorizar cosas, hacer un trabajo creativo para desarrollar las habilidades “no solo de los niños con discapacidad mental, sino de cualquiera”.

Músico-terapia: ¿Cómo ayuda la música en niños con enfermedades mentales?

Músico-terapia: ¿Ha habido buenos resultados?

¿Ha habido buenos resultados con Músico-terapia?

“Los pacientes nuestros tienen buenos resultados”, afirma psicólogo y músico-terapeuta Carranza. “Tenemos que pensar que más que una terapia es una entretención. Las familias de chicos que tienen más problemas de orden de salud mental o socialización llevan más registro de los avances, porque vienen derivados de colegios o psicólogos”, explicada.

Explica que, en estos casos, los objetivos vienen súper claros y los avances se ven luego en el entorno, como el colegio. “Empiezan a socializar con más niños y mejorar sus conductas. Ese es un buen indicador de progreso”, especifica para Guioteca.

Asimismo, Stephanie Fleddermann, músico-terapeuta de profesión, explica que el plazo para ver resultados “es muy variable”. “Depende del estado del paciente. Por ejemplo, en músico-terapia individual con adultos neuróticos (gente “normal” que quiere resolver algún tema) yo trabajo 60 minutos una vez por semana, pero en una sesión grupal yo planificaría 90 minutos”.

Detalla también cómo funciona con niños pequeños, para lo que se necesitarían 30 minutos. En el caso de personas enfermas, dependerá de su condición física, de si hay dolor y de la capacidad de atención-concentración, es decir, “la cantidad de ámbitos es enorme y el tiempo de atención es muy variable”, explica. En su visión  los resultados a veces se ven de inmediato o después de un par de sesiones, dependiendo del paciente y su situación.

¿Desde qué edad se puede hacer músico-terapia?
Fleddermann precisa que se puede comenzar a lo largo de todo el ciclo vital e incluso en personas en coma. “La terapia cambia según la edad, eso sí. Obviamente con un bebé o en estimulación prenatal no puedo hacer lo mismo que con un adulto ni con personas de la tercera edad”, sostiene.
Músico-terapia: ¿Cómo ayuda la música en niños con enfermedades mentales?

Músico-terapia: ¿Cómo ayuda la música en niños con enfermedades mentales? Niños desarrollando habilidades a través de la música.

¿A qué tipo de pacientes ayuda más?
Tal vez te estés preguntando qué tipo de pacientes son los que mejores resultados tienen con este tipo de terapia. Fleddermann dice que hay mayor evidencia que plantea que niños con trastornos autistas son especialmente receptivos a la música y que la músico-terapia es una forma muy efectiva de conectar con ellos.
Asimismo, los chicos con síndrome de Down también suelen conectar rápido con la música. Les puede servir (a todos los niños en realidad) para expresarse, para tener una vía de comunicación alternativa a la verbal, mejorar la psicomotricidad fina y gruesa, desarrollar habilidades lingüísticas y sociales. Por supuesto, se puede ampliar el tratamiento incluyendo a las familias, abordando angustias o conflictos de los padres y temáticas del grupo familiar, entre otras.
Así, tal vez vaya siendo hora de qué nos reeplanteamos el significado de la música no solo en niños que necesitan terapias, sino en la vida de todos nosotros. ¡La música es una forma divertida e innovadora de aprender! ¿No lo creen?

Más sobre Psicología y Tendencias

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X