Pensamientos y Emociones que ayudan a adelgazar

Son muchos quienes batallan con los kilos, siguen dietas, ejercicios, tratamientos, pero no resulta. Esto ocurre por emociones y pensamientos que “sabotean” todos sus intentos.

Ya son muchos los estudios en el campo de la ciencia que avalan el hecho de que nuestro cuerpo y mente son una unidad. No podemos por lo tanto esperar cambiar nuestro cuerpo sin hacer un cambio de mentalidad. Este proceso requiere de bastante valentía, convicción y perseverancia, sin embargo todos pueden lograrlo si realmente se lo proponen. El trabajo consiste en tres puntos clave:

Pensamientos adelgazar

Foto: El Mercurio

Pensar positivo es bueno para adelgazar.

1-      Identificar los pensamientos “saboteadores”: Generalmente nos podemos dar cuenta de estos pensamientos cuando nos preguntamos ¿por qué no puedo adelgazar? Un pensamiento saboteador sería “porque no tengo voluntad” ya que si pienso que nunca voy a tener voluntad para empezar una dieta, nunca lo haré.  Se trata de poner en duda las conclusiones que hemos sacado de los fracasos anteriores de adelgazar.

2-      Identificar emociones: Registrar las emociones que me inundan antes, durante y después de comer; alegría, angustia, placer, rabia, culpa, son las más comunes que se dan entre las personas que no logran adelgazar, estas emociones negativas en su mayoría se relacionan a pensamientos “saboteadores”, por ejemplo, sentir culpa después de comer y pensar: “soy una persona descontrolada” o insultarse internamente. Estas emociones unidas a los pensamientos perpetúan el problema ya que causan más desánimo y frustración en la persona, formando un círculo vicioso.

3-      Elegir pensamientos que me ayuden a adelgazar: La clave está en ser menos crítico y autocalificativo con uno mismo, dejar de decir “soy así” y aceptar que se está en proceso de lograr lo que se quiere. Ser compasivo con uno mismo es un aprendizaje importantísimo para lograr una buena auto estima. Elegir pensamientos positivos como “cada día estoy más delgado”, no culparse ni castigarse al cometer algún exceso son claves para cambiar la mentalidad de fracaso en el ámbito de la imagen personal.

Sin duda el trabajo anterior requiere de un auto análisis importante y un entrenamiento eficaz en desarrollar un “cambio de swich”. Es por eso que existen programas psicológicos especializados en ayudar a las personas a tener “una mente de delgado” cuyo objetivo es que la persona adelgace y conserve su peso ideal el resto de la vida.

Links:

Más sobre Psicología y Tendencias

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X