#PowerGirl, la campaña de Kel y Vesta: ¿Rebelde y moderna o retrógrada y sexista?

¿Poderosa o perpetuadora de los estereotipos de género? ¿Se logró el objetivo o fue todo lo contrario?

Guía de: Psicología y Tendencias

Kel Calderón  y Vesta Lugg

Kel Calderón y Vesta Lugg parecen llevar años sosteniendo una genuina amistad. Dicha complicidad las ha llevado juntas a la pantalla chica en distintas ocasiones. Esta vez, lo hicieron mediante una nueva campaña publicitaria primavera/verano lanzada hace unos días: Power Girl, para la marca FES, de Johnson.

El objetivo de dicha publicidad -además de promocionar la marca de moda- fue poner en la palestra la osadía de una nueva generación de mujeres, femeninas, osadas, poderosas, rebeldes, fuertes, sin complejos, independientes, modernas, que hacen y dicen lo que quieren y se plantean sin miedo ante los demás. Sin embargo, ha sido bastante comentado el hecho de si realmente dichos mensajes se lograron expresar o -muy por el contrario- se manifestó exactamente todo lo opuesto. Las opiniones al respecto son variadas. Hay quienes celebran la campaña, aplaudiendo a Vesta y Kel como naturales representantes de esta nueva mujer joven. Pero, los más puristas, llevan el análisis más allá de la polémica mediática; señalando que ésta es otra publicidad más que redunda en lo sexista y perpetúa estereotipos de género nocivos para la sociedad.

Kel Calderón  y Vesta Lugg

Es un hecho conocido que la publicidad ofrece un popular nicho para visibilizar mensajes -por decir lo menos- poco adecuados. Más aún, si se trata del género femenino. El Servicio nacional del consumidor (SERNAC) así lo reconoce en 2015; señalando que la publicidad “puede llegar a emitir mensajes discriminatorios hacia la imagen de los sujetos que representa. Históricamente, las mujeres han sido representadas en la publicidad utilizando dos imágenes muy recurrentes: la mujer hacedora de las tareas domésticas y la mujer como símbolo sexual”. Más aún, la publicidad sexista puede considerar una verdadera vulneración a los derechos fundamentales de las consumidoras.

¿Y qué hace “Power Girl”? Pues, según algunos, caricaturiza la lucha feminista; por ejemplo, a través de mensajes como “free the niple” o “the future is female” aplicados en contextos inadecuados que no dicen relación con la verdadera batalla tras esos discursos. Y también lo hace con la lucha LGBT (Lésbico Gay Bisexual y Transexual); al momento de mostrar a dos mujeres abiertamente heterosexuales dándose un beso y sexualizando su imagen al extremo como objeto de morbo.

En fin, la opinión general es que el objetivo no era entregar realmente ningún mensaje en particular; sino, sólo aumentar la posibilidad de ganancia mediante una vieja estrategia de mercadotecnia que diera que hablar: El cuerpo usado como objeto. ¿Lo lograron? ¿A qué costo? Juzgue usted.

Kel Calderón  y Vesta Lugg

 

 

Aquí se puede ver la controvertida publicidad de Kel y Vesta:

Más sobre Psicología y Tendencias

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X