¿Qué es la Necrofilia? Una inusual, escalofriante y psicótica forma de placer

¿Sabías que es posible excitarse con cadáveres? Pues esto constituye una desviación de la conducta sexual o parafilias. Entérate de más en el siguiente artículo.

Guía de: Psicología y Tendencias

MV5BMTI3NDU5NzU3OF5BMl5BanBnXkFtZTcwMzIxNzgyMw@@._V1_SX1777_CR0,0,1777,958_AL_

De todos los temas sobre sexualidad, las parafilias deben ser aquello que más interés despierta entre las personas. En una ocasión anterior, hablamos sobre el Frotteurismo: La obtención de placer mediante el frote de los genitales contra otras personas. Esta vez, nos convoca la Necrofilia.

El término parafilia proviene del griego “pará” que siginifica “al lado, desviado” y “philéo” que significa “amar, atracción, amante”. Éstas consisten en tener impulsos, fantasías o conductas sexuales mediante la utilización de un objeto o situación poco común.

Como ya lo hemos mencionado antes, lo que transforma una parafilia en una desviación o trastorno parafílico es la presencia de una forma de vínculo que elimina los componentes interpersonales de una relación sexual. En otras palabras, significa que el otro se considera sólo como una parte (si es que se alcanza a considerar); llegando a provocarle malestar o daño. Usualmente, además, constituye la única manera de excitación de la persona; quien recurre a ello de manera sistemática y repetitiva.

En el caso de la Necrofilia, ésta se considera como una Parafilia no especifica. Su nombre proviene del griego “nekrós” que significa “muerto” y fue acuñado por primera vez por el doctor Alexis Epaulard, en 1901. Tal como su nombre lo indica, se caracteriza por la atracción y la realización de actos sexuales con cadáveres, personas muertas.

morgue

Se dice que se origina a partir de un trastorno emocional profundo, que alcanzaría proporciones psicóticas. De hecho, existe literatura antigua que asocia esta parafilia con otras patologías severas como “debilidad mental”, “problemas neuróticos”, “epilepsia”, “depresión” y “psicosis”. Además, el alcohol es considerado como un factor importante para vencer la inhibición y poder llegar a cometer el acto necrófilo.

Por más brutal que parezca, este trastorno fue descrito ya hace muchos años atrás. En la antigüedad, culturas como la egipcia y otras recomendaban no entregar los cadáveres de mujeres bellas a los embalsamadores hasta varias días después de su muerte. Lo anterior, para evitar su profanación sexual.

Autores expertos en el área, plantean que éste es un desorden sexual extraño y muy poco frecuente. Por lo mismo, es que destacan algunos casos emblemáticos como el de Carl Tanzler, quien exhumó el cadáver de una ex-paciente suya para mantener relaciones sexuales con ella; o el de Kenneth Douglas, quien tuvo relaciones sexuales con más de 100 cadáveres de mujeres mientras trabajaba como auxiliar en una morgue del condado de Hamilton, en Ohio (EE.UU.). De esta forma, es posible deducir que un necrófilo puede tener o no una vida en común con la persona fallecida.

crop

Kenneth Douglas siendo procesado.

La Necrofilia tiene diversas consecuencias para quienes la padecen. Es una de las parafilias que mayor rechazo social causa (junto a la Pedofilia); lo cual, implica altos costos sociales y personales. Sin embargo, también implica consecuencias legales, ya que la profanación de tumbas y la retención de un cuerpos sin vida está penalizada por la ley en la mayoría de países.

Más sobre Psicología y Tendencias

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X