5 hábitos esenciales para ser más felices: Un anhelo siempre presente

Existe suficiente evidencia científica sobre hábitos que pueden hacer a las personas más felices.

Guía de: Espiritualidad

Ser felices es un anhelo ansiado por todos. No importa en qué parte del mundo estés o en qué etapa de tu vida te encuentres; siempre estará ese deseo interno de ser y hacer más para sentirnos vibrantes y con un proyecto de vida con sentido.

En este respecto, existe suficiente evidencia científica que da cuenta de ciertos hábitos que pueden, ciertamente, hacer a las personas más felices. La felicidad, a nivel de nuestra sociedad actual, es muchas veces vista como un bien de consumo y no como pàrte íntima de cada uno de nosotros. Puede definirse de muchas maneras: Como una meta, como un camino, como pequeños momentos. Sin embargo, y sin importar el lograr una definición correcta, lo cierto es que existe una serie de acciones claves y sencillas que nos permiten atraer mayor felicidad y disfrute a nuestro cotidiano:

felicidadf

Saborear los momentos buenos

Saborear (del verbo Savoring, en inglés) es una rápida y fácil manera de aumentar el optimismo y reducir el estrés y las emociones negativas. Es la práctica de estar presentes y notar las cosas buenas alrededor nuestro, tomando tiempo extra para prolongar e intensificar nuestro disfrute del momento, haciendo una experiencia placentera lo más duradera posible. Ya sea preparando una rica comida, haciendo una pausa para admirar una puesta de sol, o contarle a un amigo tus buenas noticias.

Agradecer

El simple acto de identificar y luego apreciar las cosas buenas que somos y tenemos a nuestro alrededor incrementa nuestro nivel de felicidad y nos brinda una experiencia de mayor profundidad con nuestra vida y con nuestro lugar en el mundo, a la vez que mejora notablemente la relación con nosotros mismos y con el resto.

Por ello es importante llevar un cuaderno o diario de gratitud en el que enlistemos todas aquellas cosas buenas que somos y tenemos, de modo de leerlas cada día y llenemos nuestros momentos de gratitud.

Ser optimistas

Sentir esperanza, tener sentido de propósito y una visión más positiva de las cosas permite vivir cada día con más optimismo y flexibilidad para enfrentar de mejor forma las diversas situaciones. De este modo, nos sentiremos más empoderados, exitosos y fortalecidos, y con un visión del presente y futuro más enfocada hacia el cambio positivo.

Ser generosos

Cuando damos algo significativo a otros (tiempo, un gesto amable, un regalo), primeramente esto hace a la otra persona aumentar su nivel de felicidad. Lo mágico del dar es que numerosos estudios avalan que es la persona que da quien obtiene más beneficios para su vida. Ser amables no solo nos hace sentir menos estresados, aislados y enojados, sino que nos hace considerablemente más felices más conectados con la diversidad del mundo.

Empatizar

La empatía es una poderosa herramienta que no permite conectar y ocuparnos de otros reconociendo en ellos a nuestros semejantes. Es la habilidad de imaginar y comprender los pensamientos, comportamientos o ideas de otros, incluyendo a lo que difiere de nosotros. Cuando empatizamos con la gente, nos volvemos menos juiciosos, menos frustrados, enojados o decepcionados, y desarrollamos una mayor paciencia. Por otro lado, profundizamos los lazos con quienes están cerca de nosotros.

Desarrollar estos hábitos requiere de intención y constancia. En momentos en los que la pérdida de confianza y el individualismo parecen reinar en la sociedad, recuperar estos valores esenciales es fundamental para la vida.

Más sobre Espiritualidad

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X