7 lecciones fundamentales para una vida más plena

Estas siete lecciones pueden hacer una enorme diferencia en ti y en cada uno de tus días. Si los pones en práctica, sus efectos en tu vida serán sorprendentes.

Guía de: Espiritualidad

Nuestro cuerpo y nuestro mente siempre agradecen contar con recordatorios que nos lleven a nuestro centro y nos hagan, precisamente, recordar quiénes somos en esencia y qué cosas son las que, realmente, valen la pena.

Como he dicho en numerosas oportunidades en este canal, nuestra mente siempre nos lleva a diversas emociones y pensamientos poco gratos acerca de nuestro pasado y el futuro que aún no viene, sumiéndonos, en muchas ocasiones, en un estado de incertidumbre y de falta de paz, alegría y seguridad.

lecciones-fundamentales

Cuando nos sentimos en alegría y gratitud, una gran oleada de energía positiva inunda cada uno de nuestros momentos, imprimiendo un sello personal imborrable para nosotros y nuestro entorno. Es por esto que considero necesario dar a conocer estos siete recordatorios, que además constituyen lecciones, para llevar una vida más plena y con mayor sentido:

  1. Hacer las paces con nuestro pasado: El pasado, simplemente, ya pasó. No podemos remediarlo. Por ello, tratemos de que el mismo no enturbie nuestro presente, el cual es nuestra verdadera oportunidad de cambio. Nuestro pasado no define nuestro futuro: Nuestras acciones y creencias, sí.
  1. Deja de pensar en el qué dirán: Lo que otras personas piensen de ti no es realmente tu asunto, sino el cuánto realmente te valores a ti mismo, como a tus puntos fuertes y bendiciones.
  1. El tiempo sana las heridas: Dale tiempo al tiempo. El dolor será menos intenso y penoso. Las cicatrices nos hacen quienes somos; explican nuestra vida y el porqué estamos en el modo en el que estamos; nos desafían y nos fuerzan a ser, precisamente, más fuertes y resilientes.
  1. Ninguna persona es la razón de tu felicidad: Puede sonar duro, pero es una lección a integrar profundamente. Tú eres la fuente de tu propia felicidad. Por lo mismo, no gastes toda tu energía en buscar la paz y la alegría siempre afuera o dependiendo de alguien. Comienza por casa, en tu interior.
  1. No compares tu vida con la de otras personas: No tenemos idea realmente de lo que se trata nuestro viaje de vida, pese a que podemos tener suma claridad respecto a nuestras metas y sueños. Por lo mismo, somos seres únicos y con viajes de vida diferentes. La comparación genera resentimiento y no tiene sentido. Tú eres tú y nadie tiene el derecho de comparar su vida con la tuya.
  1. Deja de pensar demasiado: En mi artículo anterior, sobre la importancia de tener buenos pensamientos, ilustré cuán importante era tener pensamientos raíz de modo de no dejarnos engañar por el continuo devenir de nuestros pensamientos. La mente es increíble, pero si no equilibramos su actividad con la de nuestro corazón, nos iremos a un extremo muy perjudicial para nuestra salud mental y física.
  1. Sonríe: Tú no portas todos los problemas del mundo. Una sonrisa puede iluminar el día más oscuro y pesado y hacer de tu vida una experiencia mucho más liviana y alegre! Por eso, practiquemos sonreír cada vez que podamos. Sus efectos a nivel cerebral son fundamentales para mejorar nuestro estado de ánimo y la percepción que tenemos de las cosas.

Estas siete lecciones han hecho una enorme diferencia en mi y también la puede hacer en ti. Es solo cuestión de determinación y un poco de práctica. Sus efectos en tu vida serán sorprendentes.

Más sobre Espiritualidad

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X