Inicio » Espiritualidad » Equipo

Cambia tus pensamientos y mejora tu actitud: Tips para lograrlo

Para prevenir y cambiar los efectos negativos de las emociones que nos perturban, debemos educar nuestros pensamientos.
  • Virginia Farfán Ulloa, profesora de filosofía y terapeuta transpersonal, equipo de Espiritualidad
  • |
  • Ver más de espiritualidad

Desde hace más de 15 años trabajo realizando actividades que buscan liberar las emociones a través de la corporalidad, esto me ha hecho buscar mucha información y aprender de las últimas investigaciones, que avalan la relación entre nuestro cuerpo, mente y emociones.

optimismo-560

La psiquiatra y escritora Marian Rojas Estapé, española, menciona en su libro “Como hacer que te pasen cosas buenas”, que cualquier evento externo tiene una respuesta interna y esta respuesta está determinada por la actitud previa, por la predisposición emocional, esto determina como respondemos porque, aunque el evento es único, el cómo lo interpretamos es lo que hace la diferencia en la respuesta.

De esta forma, las respuestas que tenemos frente a lo externo están influenciadas por nuestro sistema de creencias, las que pueden ser limitantes a causa de los diferentes constructos mentales adquiridos por aprendizajes, también influye en las respuestas el estado de ánimo. Pero ¿Cuál es la relación entre las emociones y el cuerpo? Todas las emociones vienen precedidas de un pensamiento y científicamente sabemos que las emociones modifican a las células de nuestro cuerpo, incluso a nivel genético, según la forma que tengamos de pensar y experimentar el mundo. Una nueva ciencia llamada epigenética analiza la manera en la cual el ambiente influye en cada una de nuestras células, las modificaciones que se producen dependen entonces si estamos en “modo negativo”, resentidos o en “modo positivo”, es decir, más alegres y receptivos a lo que nos ocurre.

Las células, como parte de cada uno de nosotros, están expuestas a emociones negativas en forma permanente y ellas pueden gatillar enfermedades. Lamentablemente, un alto porcentaje de la población está expuesta a lo negativo o a lo que cree que puede ser agresivo, amenazante y como forma de defensa el cuerpo genera altas dosis de cortisol, incluso cuando la agresión sea imaginaria y no real, como cuando nos preguntamos: ¿Y si me va mal? ¿Y si no contestan? ¿Y si me dicen que no? ¿Y si me despiden? ¿Y si…? Todas esas ideas rondan en la cabeza, pero no son necesariamente reales, sin embargo, el cerebro las interpreta como tal, luego se descarga el miedo, la ansiedad, generándose una disposición corporal y liberación de hormonas como adrenalina y cortisol, que mantenidas regularmente altas en el cuerpo, pueden llegar a producir enfermedades como hipertensión, estrés, caída del pelo, problemas del tracto digestivo, dolores musculares, depresión, pérdida de memoria y otros.

Para prevenir y cambiar los efectos negativos de las emociones que nos perturban, debemos educar nuestros pensamientos dirigiéndolos hacia ideas más constructivas, que eleven el ánimo, hacia ilusiones que permitan soñar, porque los sueños activan y transforman el cerebro, mejorando la irrigación sanguínea. Martin Seligman, pionero de la psicología positiva, menciona que usar las propias fortalezas de maneras nuevas y diferentes, realizando elecciones conscientes provoca impactos positivos en la percepción de felicidad.

Otros estudios en la Universidad de Yale han demostrado que saborear anticipadamente tus sueños, te hace sentir mejor, libera endorfinas y mejora tu actitud frente a la vida. Entonces … ¿El secreto para ser feliz? Hacer un cambio, centrarse en las sensaciones, prestar atención e interpretar las cosas positivas que suceden, agradecerlas, educar la voz interior, nuestros pensamientos, para transformar las experiencias de nuestro cuerpo, nuestra “realidad” y finalmente lograr los sueños.

Más sobre Espiritualidad

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios