Cinco formas de enfrentar a nuestro acosador interno: ¿Cómo vencerlo?

No dejemos que la negatividad nos impida vivir positivamente.

Guía de: Espiritualidad

acosador-interno-f

No dejemos que la negatividad nos impida vivir positivamente, pese a todas las circunstancias que podamos estar viviendo.

Todos tenemos una especie de acosador interno, pero el trabajo para superar nuestra voz crítica puede ayudarnos a eliminar los obstáculos que impiden la felicidad personal. Al respecto, existen diversas estrategias que pueden ayudarnos en esto:

1. Reconocer que podemos elegir: En nuestra mente, tenemos un acosador interno y un animador interno. ¿Cuál escucharemos?

Esa voz de intimidación interna que muchos de nosotros tenemos puede ser incluso más poderosa que la voz de ayuda, la que es sabia e intenta guiarnos para hacer nuestro mejor trabajo y ser lo mejor que podemos ser. La buena noticia es que podemos practicar silenciar al crítico y escuchar a nuestra sabia animadora.

2. Romper con el acosador interno: Identifiquemos de dónde viene el crítico interno para que podamos desprendernos de él. ¿Comenzó desde un evento específico?

¿Fue un momento en que sentimos que no encajamos o que nos criticaron? ¿nos boicoteamos cuando estamos muy felices? Cuando logremos identificar de dónde vino y darnos cuenta de que no se trata de nosotros, podemos dejarlo ir o brindarle distancia.

En este sentido, la voz negativa es algo que creamos; es una historia que nos contamos. Practiquemos separarnos del acosador interno.

3. Tener cuidado con la información en la que creemos:
Es importante que todos nos demos cuenta de que cuando alguien nos da consejos, nos critica o dice algo sobre cómo estamos actuando, está viendo nuestro comportamiento desde su experiencia y su mundo.

Lo que otros dicen no necesariamente tiene que ver con nosotros.

Con demasiada frecuencia, tomamos lo que se dice al pie de la letra, poniendo gran valor en ello, cuando ni siquiera es cierto. Las palabras de los demás pueden tocar un punto en donde ya podríamos estar inseguros, golpeando ese mensaje poco saludable aún más profundamente.

Este impacto puede detenernos e impedir actuar en base a nuestro máximo potencial.

4. No buscar la aprobación de los demás: Una de las formas más importantes en que el acosador interno puede detenernos es cuando nos preocupamos más por cómo nos estás mostrando y cómo nos vemos, no solo en apariencia, sino en nuestra forma de actuar. Cuando comencemos a filtrar todo, ya sea que las personas aprueben o desaprueben algo que intentemos realizar, incluso si es algo que amamos, podríamos cambiar de parecer repentinamente y no hacer nada en absoluto.

Cuando no estamos dispuestos a expresarnos de la manera en que debemos hacerlo, estos obstáculos pueden aparecer de repente.

Esto puede resultar en no obtener la aprobación que queremos y, de repente, cambiamos de opinión acerca de hacer algo que consideremos importante.

5. Inspiremos a otros a derrotar nuestro acosador interno: Otro impacto poderoso de probar valientemente algo nuevo es que les demos a otras personas a nuestro alrededor el permiso de hacer lo mismo. Cuando tenemos más confianza en nuestras propias elecciones, podemos calmar esa voz de matón y decir:

“Sabes, eso no es real. Esa es una voz basada en el miedo. Y en cambio di: soy capaz. Puedo hacer esto. Estoy listo”.

Tomar estas elecciones constituye un lugar mucho más estimulante para estar y para vivir una vida con mayor sentido.

Más sobre Espiritualidad

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X