Cinco hábitos de gratitud para atraer mayor alegría y abundancia

La gratitud es esencial para nuestra vida. Quien viva rodeado de gratitud siempre recibirá más y disfrutará de una vida poderosa, alegre y con sentido.

Guía de: Espiritualidad

No importa en qué época del año nos encontremos: La gratitud es esa fuerza poderosa que nos recuerda todo lo bueno que ya somos y tenemos en este momento, y que nos permite acceder a niveles más elevados de creación, desplegando de este modo lo mejor de nosotros mismos.

La Ley de Atracción sitúa a la gratitud como un eje central de desarrollo interno y acción. El universo responde inmediatamente a la palabra “gracias”, como un mecanismo automático que nos envía, como un regalo, nuevas y mejores experiencias de vida. No es acaso grandioso experimentar niveles elevados de alegría, amor y apreciación en cada momento del año?

gratitud

Cuando cultivamos la gratitud, somos capaces de sentir verdadera alegría y entusiasmo, sin importar lo que en este momento tengamos o no. Y ya que la Ley de Atracción nos dice que “lo similar atrae a lo similar”, cuando estamos agradecidos por aquello que ya poseemos, naturalmente atraeremos más por aquello en lo que podamos ser agradecidos.

Si bien muchas personas pueden considerar difícil crear un hábito de gratitud, lo cierto es que es posible desarrollarlo e integrarlo en nuestra vida. Los siguientes son cinco pasos para lograrlo:

1. Toma 5 minutos cada mañana para recordar lo que aprecias en la vida:  Comenzar tu día de este modo te hace estar receptivo al positivismo, con  una actitud más alegre y vigorosa. Así, atraerás personas   similares e inspirarás a otros a ser y sentirse de modo similar a ti.

2.  Haz un esfuerzo consciente para apreciar al menos a tres personas por día: Al hacer saber a esas personas lo mucho que las aprecias,  incrementarás su propio sentido de apreciación y valor propio, y los empoderarás a continuar un camino de gratitud.

3.  Porta un amuleto de gratitud: Puede ser una pequeña piedra, una pulsera o algo muy sencillo y personal que te haga recordar el repetir  mentalmente la palabra “gracias”, y así volver al presente.

4.  Recuerda apreciar las bendiciones más pequeñas: La mejor manera de activar la gratitud es reconocer los regalos que la mayoría de las personas da por sentados. Si tienes comida en tu refrigerador, agua potable, ropa en  tu closet, pies para caminar y un techo sobre tu cabeza, estás mucho mejor que cientos de miles de personas en el mundo. Celebra cada simple bendición que poseas, y todas ellas se multiplicarán de vuelta.

5.   Apréciate: Finalmente, no te olvides de apreciar tus propias cualidades y logros. Además de celebrar tus éxitos, reconoce tus éxitos diarios, también. Todos necesitamos reconocimiento, pero el que es más importante proviene siempre de nosotros mismos.

La gratitud es esencial para nuestra vida. Quien viva rodeado de gratitud siempre recibirá más y disfrutará de una vida poderosa, alegre y con sentido.

Más sobre Espiritualidad

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X