¿Cómo desintoxicarnos física y mentalmente?

Una buena forma de desintoxicarnos es comenzar a tomar las elecciones correctas. Recordemos que nuestra vida debe tener un grado de equilibrio.

Guía de: Espiritualidad

Cuando nos encontramos en medio de muchas fiestas o actividades que nos sobrecargan, o bien cuando sentimos que estamos en un punto en el cual no nos estamos sintiendo bien con nosotros mismos, ya sea al mirarnos al espejo, al realizar nuestra rutina diaria o al intentar relajarnos, es un excelente momento para hacer una pausa y observar detenidamente nuestras distintas esferas de acción y comportamiento.

Nuestros hábitos rutinarios son los que definen nuestra calidad de vida y los que determinan nuestro estado de salud física y mental, como también la calidad de nuestras interacciones sociales. El hábito de la “excelencia”, término que muchas veces pudimos haber escuchado, guarda directa relación con lo anterior.  A menudo podemos asociar la excelencia a la perfección; es decir, a nunca fallar, a sobreexigirnos a más no poder y a autojuzgarnos por cada error que cometemos, impulsándonos a ser siempre “los mejores” y los primeros en todo. Si bien, inicialmente, no hay nada de malo con ser el mejor o el primero en lo que se hace, es la energía que nos acompaña durante el proceso a lo que debemos prestar atención. A menudo, nos llenamos de una gran cantidad de esfuerzo que nuestro cuerpo no es capaz de sobrellevar, ya sea a través de exceso de trabajo, alimentación saludable, pensamientos poco gratos acerca de nosotros y escaso descanso.

desintoxicarnos

Yo solía ser así, hasta hace muy poco tiempo: Tenía la idea en la cabeza de que “a mi no me va a pasar nunca esto o aquello”, “soy invencible”, “soy joven y hay que vivir intensamente”, entre otras frases clave. Lo cierto es que llegué a un punto de colapso, en el que mi cuerpo me avisó que tenía que parar, rendir cuentas a lo que realmente era importante, y así poder cambiar mi enfoque para así poder relucir lo mejor de mi. Las siguientes son claves que me han ayudado enormemente y que pueden parecer sumamente simples, pero nos ayudarán a mejorar aquellas áreas que inciden directamente en nuestra salud y bienestar físico, mental y social:

1) Descansar: Nuestro cuerpo necesita descansar al menos 6 a 8 horas por la noche. Si tenemos problemas de insomnio o dormimos pocas horas, recurrir a prácticas de meditación y relajación nos pueden ayudar. Si el escaso descanso persiste, es recomendable consultar con un profesional. El valor del descanso para nuestra mente y nuestro cuerpo es fundamental, ya que nos permite despertar más energizados, con las ideas claras y más vibrantes, manteniendo nuestro sistema nervioso relajado y no sobrecargado.

2) Tener pensamientos positivos raíz: Esto es un punto central y va de la mano con nuestra espiritualidad. Sin importar nuestro sistema de creencias, el querernos y respetarnos a nosotros mismos, teniendo una buena autoestima y claridad en nuestros puntos buenos, nos llevará a caminar con mucha más determinación y alegría en nuestros días, y a disfrutar de lo que ya somos y tenemos.

3) Alimentación saludable: Parte importantísima de nuestra buena salud mental y física es aquello que comemos. La alimentación saludable implica no caer en excesos, llevar un peso adecuado a nuestra estatura y preocuparnos por el buen funcionamiento de nuestro cuerpo, que nos acompaña durante toda la vida.

4) Ejercicio físico: El ejercicio físico, además de ayudarnos a vernos y sentirnos saludables, libera una serie de sustancias beneficiosas para nuestro organismo, siendo las endorfinas las más conocidas, puesto que nos brindan una sensación de vibrante felicidad.

5) Beber agua: Nuestro cuerpo está compuesto por más de un 70% de agua; por lo tanto, es importante beber una cantidad adecuada de agua todos los días (mínimo 1.5 litros en una persona sana). El agua nos ayuda a depurar nuestro cuerpo de toxinas y a sentirnos con más claridad y lucidez.

Una buena forma de desintoxicarnos es, entonces, comenzar a tomar las elecciones correctas. Recordemos que nuestra vida debe tener un grado de equilibrio que nos permita disfrutarla adecuadamente; ser sobre el hacer y cuidar nuestra salud física y mental. Estas claves mencionadas anteriormente nos pueden ser de extraordinaria ayuda, si es que las hacemos parte de nuestra rutina. Siempre es momento de cambiar.

 

 

Más sobre Espiritualidad

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X