¿Cómo identificar cuando no eres tan feliz como aparentas ante los demás?

Estar verdaderamente satisfecho con tu vida puede ser algo muy difícil de lograr.

Guía de: Espiritualidad

Aunque la cultura popular quisiera que creyeras otra cosa, estar verdaderamente satisfecho con tu vida puede ser algo muy difícil de lograr. A su vez, esto hace que exista una mayor presión para alcanzar esta meta. Por esta razón, algunas personas comienzan a fingir frente a los demás que son felices. ¿Cómo puedes saber si tú estás haciendo lo mismo? Te presentamos 5 señales -publicadas por Happify- que pueden indicar que no eres tan feliz como aparentas.

identificar-feliz-1

Foto: https://www.comunidad-rh.com/

Pista #1: Es común que cambies drásticamente de estado de ánimo

¿Te pasa que cambias fácilmente entre estar alegre, animado y emocionado a sentirte triste, enojado o frustrado? En algunos casos, esta conducta puede ser inclusive un indicador de trastorno bipolar o esquizofrenia.

Experimentar cambios drásticos en el estado de ánimo no significa necesariamente que sufras una enfermedad mental, pero puede ser útil darte cuenta si tienes esta tendencia. Aunque ser genuinamente feliz no significa que siempre estés contento (¡eso es imposible de todas maneras!), ir frecuentemente de un extremo a otro puede ser una señal de que hay asuntos que no estás atendiendo de manera adecuada.

Pista #2: Estás cansado todo el tiempo

Es normal experimentar periodos de estrés en los que estás más fatigado de lo normal. Pero estar cansado todo el tiempo, puede ser un indicio de un problema médico como la diabetes o la apnea del sueño, de problemas psicológicos o de malas elecciones en tu estilo de vida.

Pero las cosas están menos claras cuando hablamos de la salud mental. Por ejemplo, la fatiga es un síntoma común en aquellos que están enfrentando la ansiedad o la depresión. Si te das cuenta de que dices con insistencia que estás bien y contento, pero te sientes cansado todo el tiempo, puede ser una señal de algo más.

Pista#3: Estás esforzándote mucho por mostrar a otros lo maravillosa que es tu vida

Cuando actúas como si estuvieras satisfecho con tu vida solo para hacer que otros sientan envidia, tu “felicidad” puede ser una fachada. Por ejemplo, si pasas más de la mitad de tus vacaciones tomando y editando fotos para tus redes sociales, en lugar de explorar los nuevos lugares, quizá lo estés haciendo principalmente para mostrar a los demás que tu vida es mucho “mejor” que la de ellos.

Un estudio reciente que se llevó a cabo en la University of Pittsburgh a través de 11 sitios de redes sociales, incluyendo Facebook, Twitter, Instagram y YouTube, descubrió que los usuarios que usan con mucha frecuencia estos sitios tienen muchas más probabilidades de sentirse solos e infelices que los usuarios que los utilizan con poca frecuencia. De hecho, sus probabilidades se triplican si visitan estas redes más de 58 veces por semana.

Así que, si tu única satisfacción en la vida se deriva de mostrarles a los demás que tan fantástica es la tuya, estás totalmente equivocado. Promover un falso sentido de superioridad, tanto en línea como en la vida cotidiana, es un claro indicador de que no estás disfrutando verdaderamente esos momentos aparentemente fabulosos de tu vida.

Pista #4: Estás totalmente aislado de los demás

Es sabido que algunas personas son más sociables que otras. Y tiene nada de malo desear estar un rato solo. Sin embargo, inventar excusas constantemente para distanciarte de la gente puede ser una señal de que estás fingiendo tu felicidad y tratando de evitar que te confronten.

Las personas en esta situación generalmente se mienten a sí mismos e insisten en que están mejor solos. Si descubres que tú haces esto con frecuencia y usas las mismas razones u otras parecidas, quizá necesites apretar el botón de reinicio y comenzar de nuevo. Suena duro, pero no tiene por qué serlo.

Haz el esfuerzo de hacer nuevos amigos, o de reconectarte con aquellos a quienes les has perdido la pista. Algunos estudios han mostrado que aislarnos socialmente puede perjudicar nuestra salud a largo plazo. Al desafiarte a ti mismo a estar más conectado con quienes te rodean, puedes dejar de fingir que te sientes feliz y, en lugar de eso, comenzar a sentirte genuinamente satisfecho. No es fácil animarse a hacerlo, pero vale la pena.

Pista #5: Estás abusando del alcohol u otras sustancias

La costumbre de automedicarse indica claramente que hay problemas más profundos. Lidiar con la ansiedad u otros problemas de la vida bebiendo socialmente puede implicar que existe un problema más grande. Algunas veces, las personas que parecen el alma de la fiesta no necesariamente son las más felices—de hecho, pueden estar lejos de ello.

Las investigaciones acerca de este tema han descubierto que el inicio del uso de drogas y consumo de alcohol entre los adolescentes está relacionado con una enfermedad mental concurrente e inclusive puede ser un síntoma de la misma. Así que, si tiendes a los excesos en tus salidas de los viernes, quizá no estés realmente disfrutando, sino tratando de anestesiar una herida oculta.

Fingir felicidad no es siempre una señal de enfermedad mental, pero puede serlo. Lo importante es evaluar tu vida y darte cuenta exactamente de que por qué finges. ¿Para quién lo haces? ¿Existe un asunto más profundo detrás de esto? Además, piensa acerca de las cinco pistas que mencionamos anteriormente. ¿Cuántas marcaste y en qué medida te identificas?

Encontrar respuestas posibles para todas estas preguntas es un paso importante para mejorar. Y si sientes que no puedes manejarlo solo, no temas buscar ayuda. La persona adecuada para ayudarte puede ser tanto un amigo confiable, como un familiar o un terapeuta profesional.

Más sobre Espiritualidad

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios