Inicio » Espiritualidad » Equipo

¿Cómo la música puede sanarnos? Sus “poderes” para el alma

Si quieres aprovechar este recurso, haz una lista de tus canciones favoritas, que incluya especialmente aquellas que te ponen alegres.
  • Virginia Farfán Ulloa, Profesora de Filosofía y Terapeuta transpersonal, aporte para Espiritualidad
  • |
  • Ver más de espiritualidad

En la historia existen referencias muy antiguas que hablan de la música como una terapia sanadora, resulta muy cercana a muchos la imagen de un joven David que con su lira endulzaba el oído y apartaba el espíritu de la tristeza y de la envidia del rey Saúl. En su aspecto lúdico, en la mitología griega, el semidios de los bosques, Pan, encantaba y seducía a las ninfas con su flauta.

Más atrás incluso -aunque no hay testimonios- sabemos que los sonidos también poblaron los espacios, se han encontrado en excavaciones arqueológicas de yacimientos europeos y americanos, silbatos, arcos con una cuerda, pequeñas flautas y bramaderas realizadas con huesos o maderas o cañas perforados que se usaban para ceremonias, con un sentido simbólico, por ende, existe desde siempre una conexión especial de los sonidos con lo espiritual y trascendente.

musica sanadora-560

Este contacto con lo divino del vocablo “música”, como lo conocemos hoy, se ratifica al saber que deriva de la palabra griega “musas”, quienes en la mitología eran hijas del dios Zeus, eran ellas las inspiradoras de los hombres y mujeres en todas las disciplinas relacionadas con el intelecto y la creatividad.

¿La música es sanadora? En España existe un dicho: “El que canta su mal espanta”, confirmando por medio de la sabiduría popular algo que también confirma la ciencia. A nivel cerebral, la música, por medio de las melodías que experimentamos, provoca la liberación de neurotransmisores como dopamina y serotonina, consideradas como las hormonas de la felicidad. Son muchas las aplicaciones terapéuticas a nivel emocional, físico e incluso relacional que ofrecen las melodías cuando están dirigidas a sanar, de hecho, el oído es incluso dentro del vientre materno, el primer contacto del nonato con el exterior, aprendemos antes de nacer a reconocer la voz del padre, de la madre y los ruidos de la casa.

Es una práctica de algunas mujeres durante el embarazo, escuchar música de Mozart para conectarse con sus hijos desde antes de nacer, abriendo la puerta al mundo al que han de venir y es también el oído, al final de la vida, la última puerta de contacto que se cierra, esto se aprecia cuando alguien sufre un derrame cerebral, porque es recurrente visualizar en ellos movimiento ocular, aún en la inconsciencia, frente a las voces de seres queridos, y tan impactante como ello, es la forma en que reaccionan pacientes con Alzheimer al escuchar canciones de su época, sin mediar más que la melodía, regresan a la memoria perdida, las letras de las canciones, rostros y experiencias.

La musicoterapia, como complemento a la medicina tradicional, utiliza la respuesta del cerebro frente a la música que nos agrada, porque la percibe como una recompensa, lo ha constatado el Hospital Universitario La Paz de Madrid (IdiPaz), donde se han hecho estudios que muestran cambios fisiológicos notables como la modificación del ritmo cardíaco, aumento de resistencia al dolor, cambios en el tono muscular, variaciones de la respiración, de la temperatura corporal y reducción de la fatiga y el estrés. Esto permite su aplicación en el tratamiento paliativo del dolor en pacientes quemados, en salas de diálisis, en trabajo de preparto, traumatismo de cráneo y enfermedades como autismo, demencia, Parkinson, Alzheimer, enfermos psiquiátricos, niños con problemas de conducta, personas con SIDA, entre otras.

La lista de beneficios y de su utilidad aumenta cuando se menciona que ayuda a la memoria y a conciliar el sueño por la noche, finalmente la música también puede ayudarnos a mantener un cerebro sano y creativo por mucho más tiempo. Si quieres aprovechar este recurso, haz una lista de tus canciones favoritas, que incluya especialmente aquellas que te ponen alegres, otras que te guste escuchar cuando estés triste y te levantan el ánimo y notarás la diferencia en cómo te sientes. Como regalo, te dejo aquí las 10 canciones que según la neurociencia te ayudarán a estar mejor:

-Walking on Sunshine – Katrina & The Waves
-I Will Survive – Gloria Gaynor
-Livin’ On A Prayer – Bon Jovi
-Girls Just Wanna Have Fun – Cyndi Lauper
-I’m a Believer – The Monkees
-Eye Of The Tiger – Survivor
-Uptown Girl – Billy Joel
-Good Vibrations – The Beach Boys
-Dancing Queen – Abba
-Don’t Stop Me Now – Queen

Más sobre Espiritualidad

Comentarios Deja tu comentario ↓
Ver Comentarios