¿Cómo manejar nuestras emociones a nuestro favor? Consejos básicos

Manejar nuestras emociones es fundamental cuando nos sintamos tensos, al límite, abrumados, preocupados o con cualquier emoción no deseable.

Guía de: Espiritualidad

Como seres humanos, tenemos una asombrosa capacidad de sentir una amplia diversidad de emociones, desde el encanto al sufrimiento, de la pasión a la calma, de la satisfacción al deseo, pudiendo sentir en formas que no otro ser puede. Por ello, experimentamos el mundo no solo a través de lo que pensamos, sino especialmente a través de cómo nos sentimos.

manejar-emociones

El poder de las emociones es increíble. Puede enriquecer nuestras vidas más allá de lo medible, pero cuando no utilizamos una emoción sabiamente, ésta puede destruirnos fácilmente. Dicho de otro modo, las emociones bien canalizadas pueden mejorar notablemente nuestra calidad de vida, o bien robarnos la energía  que nos brinda vitalidad.

Dependiendo de la circunstancia, podemos sentir muchas emociones diferentes en solo unos pocos minutos. La clave es entender cómo usar mejor el poder de las emociones para mejorar la calidad de nuestras experiencias de vida, mejorar la salud y, en última instancia, encontrar soluciones a problemas personales y sociales.

Las siguientes herramientas te pueden ayudar a comprender mejor y manejar estas poderosas emociones:

Hacernos conscientes: Un paso importante es que te vuelvas más consciente de cómo te sientas. Mucha gente va a lo largo del día registrando emociones en un nivel bastante superficial, no consciente de las corrientes subyacentes que afectan nuestros pensamientos y percepciones.Para ayudarte con ello, prueba la siguiente herramienta, para así identificar y neutralizar las emociones no deseadas.

  1. Nota y admite lo que estás sintiendo, lo cual requiere bajar las revoluciones y prestar atención de manera clara a aquello que está pasando internamente por nosotros.
  1. Ponle nombre a ese sentimiento: Trata de nombrarlo, como “ansiedad”, “frustración”, “síntomas depresivos”, “una vaga incomodidad”, y así. Nombrar el sentimiento te ayuda a admitir lo que estás sintiendo y aterrizarlo.

Volver a la calma: Date la orden de calmarte mientras gentilmente te enfocas en tu corazón, relajándote mientras respiras y vas calmando el estrés. Solo siente como si la emoción desagradable estuviese dejando tu sistema. No fuerces a que se vaya; simplemente, cálmala.

Manejar nuestras emociones es fundamental cuando nos sintamos tensos, al límite, abrumados, preocupados o con cualquier emoción no deseable. Mientras te vuelves capaz de manejar tus emociones, esto te dará un poder interior inmenso, contando con la energía necesaria para lograr tus metas, y así llenar con mucho mayor disfrute y completud tu vida.

Más sobre Espiritualidad

Comentarios Deja tu comentario ↓
Síguenos en Facebook X